Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"En Stonehenge no hay molinos"

Industria aprueba un proyecto para instalar un parque eólico en la Serra do Galiñeiro, zona que Medio Rural estudia convertir en Parque Natural

Las propuestas ciudadanas para proteger la Serra do Galiñeiro se han venido repitiendo en el tiempo desde la era de Fraga. Los hallazgos arqueológicos como el petroglifo de armas de Auga da Laxe o la presencia de especies amenazadas como la saramaganta, hacen de esta sierra un lugar de gran valor que muchos colectivos han reivindicado. A pesar de los anuncios que se iban realizando por parte del político de turno, la realidad a día de hoy es que hay un proyecto aprobado por la Xunta para instalar un parque eólico en la sierra. Terra de Vento, la empresa promotora, tiene licencia para explotar 39 megavatios allí.

Al tiempo que la Consellería de Economía e Industria aprobaba el parque eólico para O Galiñeiro, la Consellería de Medio Rural explicaba a EL PAÍS que tiene en marcha "estudios con vistas a contemplar en un futuro una posible ampliación del Parque Natural del Monte Aloia", es decir, que dicha ampliación afectaría a la Serra do Galiñeiro. Aunque el proyecto no ha salido a la luz, por lo que hay muchas incógnitas en torno al lugar en el que podrían colocarse los molinos, más de quince colectivos ya se han unido para formar la "Plataforma Pola Defensa do Galiñeiro". Su objetivo es frenar el proyecto de parque eólico. Cuentan con el apoyo de los ayuntamientos y esperan que actúen protegiendo la sierra en sus Plans Xerais De Ordenación Municipal (PXOM).

En O Galiñeiro se encuentra el mayor petroglifo de armas de la península

Xosé Lois Vilar, miembro del Instituto de Estudos Miñoranos (IEM), organización integrada en la plataforma, considera que no importa donde se coloquen los molinos ya que la sierra se debe conservar en su totalidad. En los montes de O Galiñeiro se registran conjuntos de mámoas de entre 4.000 y 6.000 años de antigüedad. Estos túmulos del Neolítico se entienden en relación con el paisaje, de hecho, se cree que puedan formar parte de un complejo mayor, ya que están ligadas a caminos antiguos. También aparecen petroglifos como el de Auga da Laxe, de 12 metros de largo y cinco de altura. Esta pieza, con más de 4.000 años, constituye una de las representaciones de armas de la Edad de Bronce más importante de Europa. "Sin duda no hay nada igual en toda la península", afirma Vilar. Miembros del IEM explican que "la cuestión no es proteger las piezas de forma aislada, lo importante es que se conserven en su entorno". Vilar se queja de la mala gestión del patrimonio gallego, y señala este caso como una prueba más de ello. "Si estas piedras estuviesen en un país más al norte se valorarían más. Nadie se imagina un aerogenerador al lado del Stonehenge". Además, se trataría de subir piezas de más de 30 metros a un monte que supera los 700, lo que supondría "transformar la fisionomía de O Galiñeiro". Habría que crear accesos por los que circularía maquinaria pesada, lo que ocasionaría un impacto muy negativo sobre la sierra.

En cuanto al valor biológico, Diego Rodríguez, de Verdegaia, señala que muchas especies de aves se verían afectadas. Un ejemplo es la azulenta papuda, una especie de presencia muy escasa que se puede ver por la zona norte de la sierra. O Galiñeiro también da cobijo a la saramaganta, el anfibio más amenazado de la península. Sin embargo, desde Verdegaia son prudentes ya que "no conocemos los detalles del proyecto". Aunque explican que en general cualquier intromisión en la sierra sería perjudicial, hay zonas más sensibles que otras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011