Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Huesos de sol

Poesía. Una mezcla de Nerval y Celan, pero escribiendo con una luminosidad mediterránea. Así describe Juan Bufill, su traductor, la poesía de Andreu Vidal (Palma de Mallorca, 1959-1998). La escritura de Vidal, en efecto, está siempre al límite del sentido de las palabras que le dan cuerpo, tanto por el mundo onírico que despliega como por la quiebra del lenguaje a la que se arriesga. Su gran virtud es, sin embargo, tensar la cuerda sin llegar a romperla, sin caer en la verborrea fácil ni en el mero desahogo. "Y una misma soledad / disipa cada conquista / y un mismo fuego / enciende el mismo verso: / Un ángel muerto / reposa en cada lejanía", dice. Y también: "Pues los colores no son / Sino la podredumbre de la luz / Huesos de sol / Errando sin sepulcro". En 2001 Manuel Guerrero incluyó a Andreu Vidal en la antología Sense contemplacions (Empuries) y en 2008 se publicaron las más de 500 páginas de su obra completa (Edicions del Salobre), que incluye poemas, traducciones y aforismos. Se trata, pues, de un poeta conocido en el ámbito del catalán, pero casi desconocido en el del castellano. De ahí la oportunidad de una antología como Huesos de sol, que propone un recorrido, bilingüe pero no cronológico, por una obra que tiene un poso de sabiduría antigua, algo que en la selección de aforismos que cierra el volumen se hace explícito: "No acepto ni la desacralización de la poesía ni la desacralización de la filosofía, y actúo dentro de ese ámbito. ¿Hacia dónde lleva esto? No lo sé, pero como dijo alguien, que no sé si era filósofo, poeta o sacerdote: 'No sé hacia dónde conduce este camino, pero es el único digno de nuestras plantas". Marcada por la obsesión de la muerte, la escritura del autor de Necropsia y Ad vivum es el testimonio de una nostalgia sin anécdota, la nostalgia de un tiempo -tal vez soñado- en el que las cosas tenían pleno sentido: "Siempre hace dos segundos que el hombre ha sido expulsado del paraíso".

Huesos de sol

Andreu Vidal

Traducción de Juan Bufill y Karen Müller

Ediciones de la Rosa Cúbica

Barcelona, 2010

152 páginas. 15 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de enero de 2011