Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sector financiero

La 'marca España' penaliza al BBVA en su salida al mercado

La entidad coloca 1.500 millones a tres años al 4,12%

Hacía casi tres meses que ninguna entidad española conseguía financiación en los mercados. Ayer lo logró el BBVA. Sedujo a los inversores, nacionales e internacionales, con una colocación de cédulas hipotecarias por importe de 1.500 millones a un plazo de tres años. Las cédulas hipotecarias son los activos que se basan en los préstamos a la vivienda de mayor calidad.

Aunque el objetivo del banco era colocar 1.000 millones, la sobredemanda recibida, que se ha elevado hasta 1.800 millones, le ha llevado a ampliar la operación hasta 1.500 millones, según fuentes de la entidad.

El banco que preside Francisco González ha saltado la cerradura de los mercados financieros, pero ha pagado un alto precio: un diferencial de 2,25 puntos sobre el índice de referencia, conocido como midswap, que es el que se utiliza para este tipo de operaciones. Dado que el midswap está en el 1,87%, la emisión le ha salido al BBVA al 4,12%. En julio pasado, la última emisión realizada, el BBVA pagó un diferencial sobre el índice de referencia de 1,95 puntos, un 15% más barato. En aquel momento, la confianza en la banca española era mayor porque se acababan de realizar con éxito las pruebas de resistencia.

Bancos como ING y BNP pagan menos al pertenecer a países más solventes

Sin embargo, los expertos destacaron que gran parte del alto precio pagado por el BBVA se debe a que es una entidad española. La prueba es que otras entidades, como la holandesa ING o la francesa BNP Paribas, realizaron emisiones de cédulas con una diferencial de 0,60 puntos y 0,65 puntos respectivamente. No son bancos más solventes que el BBVA, pero los inversores les piden un tipo mucho más bajo porque sus respectivos países son considerados más fiables y se financian a precios más bajos. Por ejemplo, el Tesoro holandés capta dinero al 2,06% y el francés al 2,27%, mientras que el español lo hace al 3,77%. Esta enorme diferencia es la que se traslada a las emisiones del BBVA, que capta dinero cuatro veces más caro que sus rivales, un coste que le resta margen financiero.

Por esto, González y Emilio Botín, presidente del Santander, han lanzado el mensaje a los mercados de que la mayoría de su negocio no está en España por lo que casi se podría decir que "no son españoles".

Las emisiones del Tesoro español se están encareciendo tanto que el BBVA se ha financiado a solo 0,35 puntos porcentuales de diferencia, "algo inaudito", según José Manuel Amor, de AFI. En julio pasado, el BBVA pagaba un punto porcentual más que el Tesoro. "Desde este punto de vista se puede decir que el precio es bueno", admite Amor.

La deuda de BBVA ha recalado entre 110 inversores institucionales, sobre todo de Alemania (25%) y de Francia (25%), pero también de España (20%) y de diversos países de Asia (15%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2011