Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Hacia un nuevo Gobierno catalán

Un académico de prestigio para la economía del conocimiento

Mas-Colell recibe ahora el encargo que Pujol no pudo hacerle

Con más de una década de retraso, Andreu Mas-Colell (Barcelona, 1944) se hará cargo del macrodepartamento con el que Jordi Pujol le tentó en 1999 para que entrara en política. Ahora será Economía y Universidades, entonces era Industria y Universidades; en cualquier caso, la misma combinación desde la que impulsar la economía a través del conocimiento.

No pudo ser entonces. La vieja guardia pujolista le cerró el paso -Antoni Subirà se negó a soltar Industria- y lo desplazó hasta la parte baja de las listas electorales. Su paso por el último Gobierno de CiU fue una carrera de obstáculos que, por otra parte, pesó demasiado cuando quiso volver a postularse como rector de la Universidad Pompeu Fabra, el puesto para el que en un principio había vuelto a España dejando atrás un enorme prestigio como economista, acumulado durante décadas de trabajo en la élite de las universidades norteamericanas, desde Berkeley a Harvard. Si un español estuvo cerca del Premio Nobel de Economía, fue él.

Mas-Colell fue el miembro más emblemático de los llamados minnesotos, la generación de economistas catalanes doctorados en el Estado norteamericano de Minnesota. Fue también el primer y único ex militante del Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC) de los sucesivos Gobiernos presididos por Pujol desde 1980, una militancia que le llevó a participar, en las postrimerías del franquismo, en la famosa Caputxinada, pero que no le impidió, cuando llegó a Madrid en 1966 para hacer el servicio militar en la Marina, contactar con quienes serían más tarde la flor y nata de las finanzas españolas, como el que fue su mentor, el ex gobernador del Banco de España Miguel Ángel Rojo.

Hace un año dimitió del cargo de secretario general del Consejo Europeo de Investigación (ERC), para el que había sido nombrado pocos meses antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de diciembre de 2010