Mare Nostrum y Caja 3 ejecutan sus integraciones

El proceso de integración de las cajas sigue avanzando. Ayer se constituyeron dos nuevos sistemas institucionales de protección (SIP), los conocidos como Mare Nostrum y Caja 3, que integrarán en total a siete cajas.

Mare Nostrum es el SIP de cuatro entidades liderado por Caja Murcia. Las cajas han constituido como entidad central el Banco Mare Nostrum, en el que Caja Murcia tendrá el 41%; Caixa Penedès, el 28%; Caja Granada, el 18%, y Sa Nostra, el 13%. Para la adopción de ciertos acuerdos como la entrada de nuevos socios o la salida a Bolsa harán falta mayorías reforzadas del 76% o del 91% de la junta, según los casos, y de 15 de los 16 consejeros, lo que supondrá en la práctica la unanimidad de las cuatro cajas. El contrato inicial es de 10 años y tras ese plazo la unión se convierte en indefinida a menos que una de las cajas se oponga. Pero para ese caso se contempla una penalización disuasoria del 30% de sus recursos propios.

Perfil profesional

El Banco Mare Nostrum nombró ayer a su Consejo, con un perfil marcadamente profesional. En él estarán como independientes Luis de Guindos, Josep Manuel Basañez y Miguel Ángel Cabello. Estará presidido por Carlos Egea, a su vez presidente de Caja Murcia, de donde procede también el director general y de negocio, Joaquín Cánovas.

Las cajas ponen en común la solvencia, la liquidez, la tesorería y el 100% de los resultados. El grupo centralizará determinadas estrategias y políticas; se integrará operativa y tecnológicamente, y pondrá en común parte de los negocios, aunque no por ahora todos sus activos y pasivos. Al tiempo, cada caja preserva su personalidad jurídica y competencias de gestión sobre el negocio bancario minorista territorial en sus zonas naturales, así como sobre la obra social y cultural. El SIP prevé una reducción de gastos del 17% en su plan de negocio.

Por su parte, Caja 3 es el SIP de CAI, Caja Círculo de Burgos y Caja Badajoz. Las tres cajas mantendrán su personalidad jurídica, las marcas comerciales, los órganos de gobierno y su obra social, mientras que compartirán el beneficio, el riesgo, la tesorería, los créditos o el control interno.

La sociedad central que rige el SIP se distribuye en nueve áreas funcionales, cuatro dirigidas desde Zaragoza, tres desde Burgos y dos desde Badajoz, en las que trabajarán "menos de un centenar" de empleados, ya trabajadores de estas cajas, que seguirán residiendo en sus ciudades.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS