Ibercaja y Unicaja inician los contactos para una fusión

Cajastur y CAM agrupan todo su negocio en un banco

La aragonesa Ibercaja y la andaluza Unicaja han abierto conversaciones con el objetivo de cerrar una fusión, según fuentes del mercado. La unión de ambas entidades daría como resultado la cuarta caja del sector por beneficios después de La Caixa, la fusión fría de Caja Madrid y Bancaja, y la fusión fría de Cajastur y la CAM.

Ambas entidades han manifestado su voluntad de decidir de forma individual, sobre todo en el caso de Ibercaja, después de intentar acuerdos que no llegaron a buen puerto. Sin embargo, el deterioro de la situación económica y financiera ha impulsado las conversaciones, llevadas al más alto nivel y auspiciadas por el Banco de España.

Las dos entidades son las cajas más grandes que se han quedado en solitario después de la oleada de fusiones que ha vivido el sector. Ibercaja estudió la compra de CCM y de Cajasur y participó en otras negociaciones que no cuajaron. El caso de Unicaja es distinto: estuvo a punto de comprar CCM, en un episodio complicado con el Banco de España y del que se echó para atrás en el último momento. También llegó hasta el final en la subasta de la cordobesa Cajasur. En esa operación, la entidad presidida por Braulio Medel, pidió más ayudas que la BBK y no se hizo con la caja de la iglesia católica. Posteriormente Unicaja inició contactos con su vecina Cajasol, promovidos por la Junta de Andalucía, pero también rompieron las conversaciones.

El sector está nervioso por el ultimátum del Banco de España

En los resultados hasta septiembre, Unicaja -que ya ha absorbido a Caja Jaén- ganó 123,8 millones, un 37,7% menos que en el tercer trimestre del año pasado. La aragonesa Ibercaja, por su parte, ganó 119 millones, un 40,7% menos. El sector vive momentos de nerviosismo desde que el Banco de España transmitiera un ultimátum a las entidades para que cierren las operaciones pendientes. Esta fusión podría ser una de ellas. Además de Ibercaja y Unicaja, las tres cajas vascas también negocian su integración. Si se cerraran las negociaciones en el País Vasco y las de Ibercaja-Unicaja, el sector quedaría en 14 cajas, frente a las 45 con las que inició el proceso hace seis meses. Fuentes de Unicaja descartaron ayer cualquier acuerdo de fusión.

Por otra parte, las entidades integrantes del Sistema Institucional de Protección (SIP) de CAM, Cajastur (que incluye Banco CCM), Caja de Extremadura y Caja Cantabria acordarán hoy, en los correspondientes consejos, la transmisión en bloque a la nueva entidad del negocio bancario. Es decir, todos los activos y pasivos, o lo que es lo mismo, todos los créditos y depósitos de las cuatro cajas y del banco en el que se ha depositado el negocio de la antigua Caja Castilla-La Mancha, serán controlados por la sociedad central que dirige la fusión fría.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

En esta sociedad, el 40% de las acciones está en manos de CAM, otro 40% es de Cajastur, el 11% de Caja de Extremadura y el 9% restante de Caja Cantabria. La sociedad con todo el negocio, transformada en banco, será la que saldrá a Bolsa para captar capital y financiación, según las previsiones actuales. Este SIP, que constituye la tercera caja del sector por volumen de activos, es el primero que da un paso de ese calibre.

Braulio Medel.
Braulio Medel.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS