Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Lotus contra Lotus

El acuerdo entre Renault y la mítica marca británica genera un problema de duplicidad de nombres ante el próximo año y anuncia una batalla legal entre ambas escuderías

Una de las máximas incuestionables de la fórmula 1 es esa que dicta que todo aquello que sea susceptible de enmarañarse lo hará al extremo y se alargará tanto como sea posible. El día de ayer será recordado como la fecha en que se inició la batalla legal entre dos escuderías con el mismo nombre: Lotus. Habrá que ver cómo termina el contencioso, pero, hoy por hoy, existen dos equipos que, con algún que otro matiz, se llaman igual.

El punto de partida del embrollo es el comunicado emitido ayer por Renault en el que anunció la venta del paquete accionarial que le quedaba de la división de F-1 de la marca a la compañía Genii Capital, propiedad de Gerard López, un empresario luxemburgués de padres españoles que ya era el dueño del 70% del equipo. En esa misma nota, el grupo inversor también reveló un acuerdo de colaboración con Lotus. Además de detallar varios parámetros de la alianza, como que los monoplazas seguirán propulsados por Renault e irán decorados con los colores negro y dorado, la pintura del famoso John Player Special, la nota también destaca que, a partir de 2011 y hasta 2017, cuando vence el contrato, la estructura pasará a llamarse Lotus Renault GP.

El lío está servido porque desde la pasada temporada existe en el Mundial una escudería con el nombre de Lotus F-1 Racing, con Jarno Trulli y Heikki Kovalainen como pilotos. Pertenece a una asociación formada por el Gobierno de Malasia y un consorcio de empresas, entre las que se encuentra Proton, compañía automovilística del Gobierno de ese mismo país y que en 1996 adquirió la mayoría accionarial de Lotus. El año pasado, Tony Fernandes, fundador de Lotus F-1 Racing, pactó directamente con David Hunt, que en 1995 compró lo que quedaba del viejo equipo Lotus, poder usar ese nombre. Los fuertes lazos comerciales que actualmente vinculan a Proton con Renault pondrán a prueba el trato entre Fernandes y Hunt, hermano del campeón del mundo de 1976.

"Estamos encantados de poder anunciar que en 2011 correremos con el nombre Lotus Renault GP", dice López en la nota. "Es excitante empezar una nueva era con el equipo y haber alcanzado esta alianza", añade el empresario. Dany Bahar, director del Grupo Lotus, también se ha felicitado por el trato. "No hay mejor plataforma para la comunicación automovilística que la F-1. Estamos al tanto de que ha habido mucha controversia sobre el uso de nuestro nombre. Pero estoy contento de poder clarificar de una vez por todas nuestra posición. Somos Lotus y estamos de vuelta", comenta Bahar en clara alusión a Fernandes.

"Nos han hecho un favor. Nunca me he sentido mejor acerca de nuestro futuro y el del Team Lotus. Parece que han intentado reventarnos nuestra idea del negro y el dorado", ha dejado Fernandes colgado en su Twitter. Ante un follón de tal magnitud, cualquier plataforma es buena para enredarlo todo un poco más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 2010