Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El equipo de todos

El United, fundado por hinchas del Manchester descontentos con la compra del club por Glazer, funciona como una cooperativa

"En un mundo ideal, los clubes de fútbol pertenecerían a sus aficionados". La reflexión de Michel Platini, el presidente de la UEFA, no es una utopía con la que soñar en la barra del pub de la esquina para los miles de seguidores del FC United, un conjunto semiprofesional fundado hace cinco años por hinchas del Manchester United descontentos con la entrada del multimillonario estadounidense Malcolm Glazer en el accionariado del club. "Fue la razón final que nos animó a dar el paso, pero había muchas más. Entendemos que el fútbol moderno, en su máximo nivel, se ha alejado de los fans ordinarios... Por eso queríamos recobrar la pureza del fútbol", explica Alison Watt, miembro del Consejo del FC United, que comenzó a jugar en la Liga de los Condados del Noroeste de Inglaterra y ahora lo hace en la séptima categoría nacional -más o menos, el equivalente a Preferente en España-, a la que llegó después de tres ascensos. Tres éxitos a los que anoche no pudo añadir el pase a la tercera ronda de la Copa tras ser eliminado 0-4 por el Brighton, un hueso de lo que sería la Segunda B. De haber ganado, el siguiente rival habría sido el Portsmouth. "Habría sido como un guiño de los dioses porque les descendieron de la Premier por sus problemas financieros", cuentan los voluntarios del FC United, que compite en el campito de Gigg Lane, a las afueras de Manchester.

Los estatutos de la entidad recogen que nunca podrá ser de un solo individuo

Fieles a sus principios, los fundadores del United Auténtico idearon un equipo que funciona como una cooperativa. "El club es una organización democrática sin fines de lucro. Los estatutos del FC United recogen que nunca podrá ser vendido o poseído por un solo individuo y su activo siempre deberá ser usado en beneficio del club y la comunidad", explica Watt. El proyecto atrajo de inmediato a cientos de candidatos a defender su camiseta: la primera plantilla se formó tras una prueba a la que asistieron 900 jugadores que soñaban vestir la camiseta del Manchester.

El pasado en común, los orígenes son tan imposibles de borrar, que el grupo también es conocido como los rebeldes rojos en contraposición a los diablos rojos, quienes afrontan una deuda, tras cuatro años y medio de gestión de Glazer y familia, de 807 millones de euros, más de 78 solo por intereses. "Glazer, para apoderarse del Manchester, invirtió más de 900 millones , que cargó al club y no a su bolsillo, hasta que se quedó con la mayoría de las acciones. Ahora los únicos activos del Manchester son el campo y los jugadores. Si tienen que ser vendidos por las deudas, la existencia entera del club está en peligro", insisten desde el FC United, que vio la luz el 5 de julio de 2005. El día que Glazer irrumpió en Old Trafford.

Desde entonces, el número de copropietarios de la escuadra ha subido hasta los 3.200 miembros. "Partimos de la paridad. Cada miembro tiene un voto. Ejercen su derecho sin distinción ni prohibición. Desde aprobar la cuota de socio anual, que es de 12 libras [14 euros] y nos sirve para costear los gastos, entre ellos los sueldos de los futbolistas, de los que el mejor pagado cobra 150 libras [178 euros] a la semana, hasta el diseño de la camiseta", ahonda Watt, elegido por votación como uno de los 11 consejeros. Ninguno cobra en sus dos años de mandato, pero pueden ser reelegidos.

El inconformismo alimenta el ímpetu romántico de los aventureros del FC United. "Vamos a construir un campo con 5.000 localidades en Newton Heath, la zona donde el Manchester surgió en 1878. Ya nos han dado el permiso para construirlo en vez de un recinto deportivo obsoleto", concluyen desde Gigg Lane, donde entienden que "no hay que vender el alma" para disfrutar de su equipo. Un lema que se extiende poco a poco como las bufandas verdes y amarillas, los colores primigenios del Manchester, que la semana pasada lucían seguidores del Aris y el Atlético. "Son como un código, la seña de identidad con la que nos reconocemos y que nos hace sentir de la misma familia", decía Ioannis Granouzis, el presidente de los seguidores del equipo griego, del que controlan casi el 70% de las acciones tras el fiasco que supuso otro especulador estadounidense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 2010