Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El socio de Díaz Ferrán es declarado también insolvente por la quiebra de Marsans

El Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid ha declarado en concurso necesario de acreedores (antigua suspensión de pagos) a Gonzalo Pascual, que ha perdido el control sobre su patrimonio, como le ha sucedido a su socio Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE. En un auto, el juez Javier Yáñez considera que está "plenamente acreditado" que Pascual ha incumplido de forma generalizada las obligaciones de pago a sus acreedores, como sostenía la empresa de viajes Olympia Mediterránea, que el pasado 27 de septiembre pidió que se le declarara insolvente. Al tratarse de un concurso necesario (solicitado por un acreedor) y no voluntario (presentado por el propio deudor), el juez ha acordado suspender las facultades de Pascual para administrar y disponer de su patrimonio, que quedará bajo el control de los administradores concursales.

Así, ha nombrado como administradora abogada a María del Carmen Fernández y como administrador economista a Paulino Pérez, al tiempo que ha designado a NH Hoteles como administrador representante de los acreedores. NH Hoteles se unió a Olympia al solicitar el 29 de septiembre el concurso necesario de acreedores de Pascual en el que además apuntó que habría cometido alzamiento de bienes.

Según fuentes jurídicas consultadas por Efe, Pascual dejó pasar el plazo de oposición a la petición de Olympia pero contestó a la de NH Hoteles para reconocer que no contaba con recursos suficientes para pagar a sus deudores pero que en ningún caso había cometido alzamiento de bienes, un delito castigado en la vía penal con una condena de entre uno y cuatro años de prisión.

En el auto, el juez Javier Yáñez otorga un plazo de 10 días a Pascual para que presente una memoria que contenga los datos de sus actividades en los últimos tres años, así como una valoración de sus posibles planes para pagar a los acreedores. Además de una relación de sus deudas, deberá entregar un inventario de bienes y derechos, con el valor al que fueron adquiridos y el posible valor que tendrían actualmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de diciembre de 2010