Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del mercado laboral

Los contratos fijos aumentan por primera vez desde abril de 2008

La mejora no evita que el empleo indefinido pierda peso sobre el total - El paro crece en 24.318 personas, el mejor dato en noviembre en 12 años

El deterioro del mercado laboral comienza a tocar suelo, aunque muy tímidamente. El paro evolucionó en noviembre de forma similar a antes de la crisis, con un aumento de 24.318 desempleados. Se trata de la cifra más reducida en ese mes, tradicionalmente negativo para el empleo, desde 1998. A ese mejor comportamiento se le une la primera subida de la contratación indefinida certificada desde abril de 2008, según los datos de paro registrado que hizo ayer públicos el Ministerio de Trabajo.

Las cifras, en cualquier caso, están llenas de peros. Porque el desempleo sigue subiendo cuando el margen debería estar ya prácticamente agotado, tanto por destrucción de puestos como por incorporación de nuevos demandantes. Y el levísimo crecimiento de la contratación indefinida (un 0,66% en el último año) no sirve para frenar el avance de la temporal, que vuelve a ganar terreno. Los contratos fijos firmados en noviembre representan un 8,6% sobre el total, una cifra peor que la registrada hace un año, cuando aún no existía la reforma laboral destinada a incentivar el empleo estable.

El gasto en desempleo cae en octubre por tercer mes consecutivo

Las mujeres alcanzan ya el 45% del total de afiliados a la Seguridad Social

Con todos estos elementos, la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, habló de una "tendencia a la normalización del mercado de trabajo", pese a reconocer que cualquier subida del desempleo es negativa. Rodríguez incidió en las cifras que refuerzan los efectos positivos de la reforma laboral. El contrato de fomento, la fórmula indefinida con despido más barato que se pretende potenciar con esa ley, ha crecido un 54% en el periodo comprendido entre agosto y noviembre respecto al mismo periodo de 2009. De las nuevas contrataciones fijas, casi una de cada tres se encuadra en esa categoría. De momento son pocos los empresarios que se animan a utilizar ese contrato de forma inicial, menos aún que hace un año. El 63% de los formalizados en noviembre son conversiones de temporales a fijos. Trabajo cuenta con que esa sea la vía primordial por la que gane peso el contrato con despido de 33 días por año trabajado.

Uno de los indicadores que refuerzan la teoría de que las cifras de paro tienden a aliviarse es el gasto en prestaciones. La partida destinada a ese fin cae por tercer mes consecutivo en octubre (los datos de prestaciones van con un mes de retraso). Esta vez con más fuerza que los meses anteriores, pues la nómina de prestaciones supuso un desembolso un 3,4% menor que hace un año. El motivo es que cada vez son más quienes agotan la contributiva y pasan al subsidio, más reducido. Y las solicitudes llevan también tres meses cayendo, por lo que el número total de perceptores, cercano a los tres millones, ya es inferior al que existía a principios de año.

Más resistencia a tocar suelo muestran los datos de afiliaciones a la Seguridad Social. Los cotizantes vuelven a registrar caídas tanto en el mes como en el año, aunque cada vez son inferiores. El sistema perdió 53.440 cotizantes en noviembre, un dato que queda limitado a menos de 18.000 si se utiliza la serie desestacionalizada (elimina los picos atribuibles a las peculiaridades de cada mes y, por tanto, resulta más representativo de la tendencia). En el último año, la Seguridad Social ha perdido un 1,32% de ocupados, una evolución mucho más suave que la registrada hace un año.

"Los datos van mejorando de forma más lenta de lo que nos gustaría", admitió el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado. El retraso respecto a lo esperado obedece principalmente al frenazo en las contrataciones públicas, con la actividad sanitaria a la cabeza.

La pérdida de terreno del sector público y el mayor desembolso que el Gobierno tendrá que hacer para compensar a los pensionistas por la desviación de los precios, medida con el dato de noviembre, va a afectar al superávit del sistema en 2010. Granado calcula que la Seguridad Social dispondrá de 375 millones menos, aunque se cumplirá el objetivo fijado en los Presupuestos: un superávit equivalente al 0,2% del PIB.

Granado destacó que por primera vez las mujeres representan el 45% de todos los afiliados, "una cifra muy similar a la de los países europeos más avanzados".

Con peores ojos que el Gobierno ven las cifras los sindicatos. Para Cándido Méndez, de UGT, los datos demuestran "hasta qué punto la reforma laboral es inútil y perjudicial". CC OO insta al Gobierno a acometer "reformas pactadas con los agentes sociales y económicos". Agett, la patronal de grandes empresas de trabajo temporal, subraya que el colectivo sin empleo anterior sigue engrosando las listas del paro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de diciembre de 2010