Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley del Olivar persigue que el sector se modernice y sea más competitivo

El proyecto reequilibra las ayudas y apoya las zonas con mayores necesidades

La Junta quiere consolidar el liderazgo mundial de Andalucía en el sector del olivar, y para conseguirlo se dotará de una ley, la única en Europa para un solo cultivo, cuyo proyecto aprobó ayer el Consejo de Gobierno, y que debe pasar aún el trámite parlamentario hasta entrar en vigor. Han sido dos años- según explicó ayer la consejera de Agricultura, Clara Aguilera- lo que se ha tardado en diseñar un instrumento que sirva para aumentar la producción, la industria de transformación y, sobre todo, la comercialización, donde existe un verdadero "déficit y debilidad", en palabras de Aguilera.

Una de las novedades de la norma -de la que se han ido desgranando casi la totalidad de sus facetas en los últimos meses- es el contrato territorial. Se trata de acuerdo concreto que pueden suscribir zonas productoras o explotaciones individuales con la Administraciones. En los contratos quedarán definidos los compromisos para mejorar la producción, la sostenibilidad o la vertiente social de la zona, con la contrapartida económica que recibirán en cada caso. "Es una fórmula de colaboración público-privada; una parte la podrán los explotadores y otras las Administraciones, que puede ser una [Agricultura] o varias [Cultura, ayuntamientos y diputaciones]".

También, señaló la consejera, se cambiará el reparto de ayudas y medios, que será asimétrico, pues se orientarán a facilitar apoyos a los olivareros que más lo necesiten.

El primer eje de la ley es el impulso a la competitividad, con la modernización de las explotaciones, la apuesta y fomento del riego (dentro de los límites de la Ley de Agua), el aprovechamiento energético de residuos, programas de innovación, nuevas tecnologías, etcétera. El segundo eje es la sostenibilidad, con el respaldo de la diversificación, a las zonas con desventajas naturales, y la producción ecológica y el uso eficiente de los recursos hídricos.

Mientras que organizaciones agrarias como UPA han considerado "muy útil" la futura ley, la patronal Asaja la calificó de "bla,bla,bla innecesario y vacío", que no aborda temas como el almacenamiento privado y soluciones eficaces al problema más acuciante, que es el hundimiento de los precios.

A este respecto, Clara Aguilera dijo que el principal déficit lo constituyen las estructuras comerciales pequeñas y dispersas. "Hay que dejarse ya de localismo, de 'como el aceite de mi pueblo, ninguno', e ir a las fusiones, las concentraciones, que no significan perder nada, sino ser más fuerte y cuando se salga a Francia o EE UU darle mayor resorte al producto", señaló. Y agregó: "El almacenamiento privado es coyuntural, el año pasado lo hicimos, y cuando pasaron 15 días el precio volvió a bajar".

Novedades

- Contratos territoriales: Los titulares de explotaciones (por zonas o de forma individual) podrán establecer acuerdos con las Administraciones para mejorar la producción, el medio ambiente o el tejido social, con las contrapartidas económicas que recibirán.

- Sistemas de ayuda: Reparto asimétrico de los recursos disponibles orientado a facilitar mayor apoyo a los olivareros que más lo necesiten.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2010

Más información