Entrevista:APERITIVO CON... STÉPHANE DION

"Las identidades han de sumar y nunca restar"

Ponga lo que ponga en la viñeta de al lado, esto iba a ser un desayuno. Pero una combinación de malentendidos e imposibilidades horarias lleva hasta esta bandeja de pinchos (jamón de pato con foie, bacalao ajoarriero y otras delicadezas) y estos chacolís a los que Stéphane Dion (Quebec, Canadá, 1955) presta escasa atención mientras engarza sus reflexiones sobre la identidad de los pueblos o el Protocolo de Kioto. Ex ministro de dos carteras, ex líder del Partido Liberal canadiense, hoy simple diputado, es una de las voces más reconocidas sobre los procesos independentistas desde que promoviera en 2000 la Ley de la Claridad. Relativa a las pretensiones de los soberanistas de Quebec, se ha convertido casi en una fórmula para cualquier referéndum secesionista, vinculando su validez a una pregunta y una mayoría claras.

El ex ministro de Canadá cree que "la independencia no resuelve problemas"

"Hay un sentimiento creciente en Quebec de que el próximo referéndum será el último y que sus partidarios estarán seguros de ganarlo", dice. El soberanista Parti Québecois, en la oposición, se debate entre "impacientes y prudentes", entre quienes apuestan por otra consulta separatista -sería la tercera- si ganan los comicios en 2012 y quienes quieren hacerlo "solo si están seguros de vencer". Rechaza que esta última opción sea como apostar a una carrera en que solo corra un caballo. "Los referendos sobre secesión en el mundo se han convocado cuando los secesionistas estaban seguros de que el pueblo quería separarse. Jamás se hace un referéndum para saber si la gente lo quiere, sino para oficializar el consenso previo para la secesión". Dion recaló recientemente en Bilbao para hablar sobre todo esto, invitado por el Gobierno de Patxi López y la Universidad del País Vasco (UPV).

Afortunadamente, los pinchos no se enfrían y la conversación entre los cinco presentes se desgrana entre saltos del español al francés. Chacolí en la mesa, el Guggenheim al otro lado del ventanal, llueve... Hablemos de Euskadi. "No venía desde 2003, cuando la violencia estaba mucho más presente. Estoy muy contento de que la razón y la tolerancia hayan hecho retroceder al monstruo del terrorismo". Aunque se muestra prudente, concede que sus reflexiones son aplicables también a Euskadi, ideas como que "las identidades han de sumar y nunca restar, sobre todo en un mundo global. Se puede ser español, vasco y europeo y no ser contradictorio".

Su rechazo al independentismo es claro: "La independencia no resuelve los problemas. Por contra, a veces hay un debilitamiento, pues las esperanzas puestas en ella no se cumplen". Y abunda que "en democracia no puede hablarse de derecho a la independencia".

Queda margen para hablar de medio ambiente. Dion organizó como ministro la Cumbre del Clima de Montreal de 2005. Ve imposible un acuerdo en la próxima cita de Cancún, pero el cambio climático debe ser "un combate para todos los días y todos los sitios". Su convicción sigue incólume, pese a reconocer que en 2008 perdió las elecciones porque su programa verde asustó a los electores.

No hubo por tanto café y pastas, pero el vino blanco permitió el juego de palabras de brindar por el país y los países o la ironía de Dion: "Es muy raro en Canadá tomar un vino blanco con un periodista en una entrevista. Los periodistas van a beber después".

Dion: "En democracia no hay derecho a la independencia".
Dion: "En democracia no hay derecho a la independencia".JESÚS URIARTE

Hotel Domine. Bilbao

- Cinco chacolís: 11,25 euros.

- Pinchos de jamón de pato con foie, queso de cabra con milhoja de bacón y patata, minicruasán vegetal con salmón, bacalao ajoarriero, pulpo con patata y foie con frutos: 12,00.

Total con IVA: 23,25 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de noviembre de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50