Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTONIO FERNÁNDEZ | Presidente del Consejo del Vino de Jerez

"Hay que modernizar una marca anticuada y buscar consumidores"

Deja atrás 28 años en la primera línea de la política para tratar de cambiar el devenir del marco del jerez, que atraviesa el momento más crítico de su historia, Antonio Fernández (Jerez, 1954) tomó posesión ayer como presidente del Consejo Regulador del Vino de Jerez.

Aunque hace sólo unos meses llegó a sonar como alcaldable socialista en Jerez, finalmente se sitúa en "la militancia suspendida". El ex consejero de Empleo se propone modernizar la marca, conquistar nuevos consumidores y aumentar las ventas de la mano de la promoción y la innovación. Por delante, un objetivo: acabar con un excedente que duplica las ventas.

No ha perdido el tiempoy lleva bastantes meses cavilando cómo va a trocar el futuro del marco para hacer del jerez "una actividad rentable". Se enfrenta a un excedente insostenible, a una caída progresiva de las ventas, a un marco enfrentado y, en definitiva, a un oficio milenario que necesita de una reconversión para pervivir.

A pesar de las dificultades, se muestra "encantado" de tomar las riendas para poner en marcha "apuestas de futuro". En su cabeza ya ha dibujado una hoja de ruta que deja atrás "una estrategia que se ha mantenido invariable durante 40 años".

Fernández pretende "vender más y mejor" ensalzando la calidad del producto. Se propone "modernizar una marca que se ha quedado anticuada" y "buscar respuestas en nuevos consumidores".

Tiene claro que el relevo generacional es "una asignatura pendiente" para el vino de Jerez, al que va a impulsar con "innovación, márketing y promoción". También se muestra empeñado en difundir los estudios científicos que reseñan que "un consumo moderado de vino de Jerez es saludable". "Hay que poner en valor el saludable", se repite.

Fernández se enfrenta además a la histórica desunión del marco jerezano. En estas lides, él ya tiene cayo. Después de "toda una vida en política", sabe que "el diálogo es el único mecanismo". "Las filias y las fobias se dejan en la puerta", remacha.

El ex consejero estuvo ayer arropado en su toma de posesión por numerosos compañeros de partido y por la titular de Agricultura, Clara Aguilera, quien rubricó con el sector vinícola en el mes de enero un plan de viabilidad 2010-2013 para el marco del jerez. Al nuevo presidente le toca por tanto desarrollar un plan que, en sus comienzos, tampoco ha tenido el seguimiento esperado entre los viticultores. La viña no es rentable y las organizaciones sectoriales siguen reclamando más inversiones públicas para reactivar la denominación jerezana. El nuevo presidente se propone dar continuidad a la reconversión del sector para corregir el desequilibrio sectorial y ayer arrancó el compromiso de la Junta de "evaluar" el plan de viabilidad para garantizar un "mejor futuro" para el marco.

Antonio Fernández apura sus últimos días como diputado autonómico. Debe renunciar a su acta para ejercer la presidencia de la Casa del Vino. Pone fin a una trayectoria como cargo público que inició en 1.983 como concejal en el Ayuntamiento de Jerez. En el mes de marzo abandonó la Consejería de Empleo y algunos le situaron de nuevo en el consistorio jerezano al postularlo como candidato socialista a la alcaldía en sustitución de la actual regidora Pilar Sánchez. Antonio Fernández estaba llamado a volver a Jerez, pero no para seguir en la primera línea de la política. Desde ayer se enfrenta a presidir el Consejo Regulador de uno de los vinos más prestigiosos del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 2010