Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cajasol adjudica a FCC las obras de la Torre Pelli

La construcción del rascacielos dará empleo a más de mil trabajadores

Cajasol anunció ayer que la construcción de su futura sede, el rascacielos diseñado por el arquitecto César Pelli, será realizada por una Unión Temporal de Empresas (UTE), integrada por FCC (80%) e Inabensa (20%), filial de Abengoa. La obra tiene previsto estar acabada en el último trimestre de 2012 y dará empleo a más de 1.150 trabajadores hasta su conclusión.

La torre diseñada por Pelli tendrá una altura de 178 metros, con 37 plantas sobre rasante y cuatro subterráneas. La obra adjudicada a FCC-Inabensa se iniciará con la cimentación superficial del rascacielos, consistente en la creación de una losa de encepado de hormigón de cuatro metros de canto. Esta losa soportará todo el peso del edificio y se encargará de transmitirlo al terreno a través de las cimentaciones profundas ya concluidas que descienden hasta una profundidad de 40 metros, realizadas por las empresas Martín Casillas, y Terratest.

Para construir esta losa se utilizarán más de 1.500 toneladas de acero, y unos 6.000 metros cúbicos de hormigón y está previsto que concluya en marzo de 2011. Para el segundo trimestre del próximo año está previsto alcanzar la cota 0 de calle, con la construcción de las cuatro plantas sótano. A partir de ese momento el ritmo medio previsto de construcción de plantas es de una cada dos semanas, lo que sitúa en el tercer trimestre de 2012, la finalización de la estructura del rascacielos con la coronación de la cubierta metálica prevista para octubre de ese mismo año, según el cronograma de obras.

Para las obras de la estructura se emplearán dos grúas-torre trepantes que irán creciendo en altura con la torre. Cajasol comunicó ayer que la construcción se ejecutará siguiendo la certificación Leed Platino, máxima clasificación de sostenibilidad.

La construcción de la torre tendrá un impacto económico en la capital hispalense de más de 300 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de noviembre de 2010