Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOAQUÍN ORISTRELL | Director de 'Felipe y Letizia'

"Hice una comedia romántica, Telecinco ha vendido otra cosa"

El artífice de Felipe y Letizia es Joaquín Oristrell (Barcelona, 1953). Suyo es el guión y la dirección de esta serie que ha sido todo un éxito de audiencia, aunque también ha provocado críticas por su particular manera de reflejar a la familia real y contar la relación de don Felipe y doña Letizia. Según Oristrell, en La Zarzuela vive un rey en chándal, una reina que actúa como una espía, un príncipe algo panoli y una Letizia sabelotodo. Él dice que no está al tanto de la polémica porque rueda estos días con La Trinca.

Pregunta. ¿Qué pretendía con esta serie?

Respuesta. No quería hacer un biopic, ni un documental. He hecho una comedia romántica a mi estilo, pero Telecinco en la promoción de la serie ha vendido otra cosa. Yo no sé lo que pasó, yo no estaba allí, así que no puedo contarlo. Es lo que imagino que sucedió.

"No voy a rodar una segunda parte ni loco. Con esto es suficiente"

P. ¿Cómo se documentó?

R. He leído lo que se ha publicado de ellos en la prensa, también algún libro, y poco más. No quería que nadie me contara nada. Quería reflejar cómo los veía yo, sin que nadie me influyera. Es algo parecido a lo que hizo Javier Cercas con el 23-F.

P. Y su manera de verlos digamos que es inusual.

R. A mí de la familia real me interesa más la parte de familia que la de real. Hay una frase del Rey en la serie: "Cuando un bebé te agarra por primera vez el dedo te atrapa para siempre". Para mí, ese es el eje de la serie, cómo un padre se enfrenta al dilema amor o deber.

P. No es solo eso. Usted cree que el Rey va en chándal y dice frases a la Reina como: "Este oficio nos permite ver el fútbol desde el palco... y a ti, la ópera".

R. El Rey es un poco así, con un cierto sentido del humor.

P. Juanjo Puigcorbé más que interpretar al Rey, le imita.

R. Pensamos que había que hacerlo así. Juanjo ha trabajado con vídeos hasta lograr el tono de don Juan Carlos.

P. A la Reina la presenta como una espía.

R. En todas las casas, y supongo que en la familia real también, ocurre lo mismo, la madre siempre es la espía de los hijos, la que controla. Por eso decidí presentarla así.

P. Los Príncipes, en cambio, no aparecen tan forzados. No hay tanta imitación.

R. No sé si se habrá percibido, pero Amaia Salamanca contiene sus gestos y Fernando Gil sale muy tieso.

P. Los diálogos de los cuatro son sorprendentes.

R. Yo pertenezco a la clase media, pero tengo amigos de clase alta y ellos hablan así.

P. Presenta a los Reyes como una pareja muy unida.

R. Estoy convencido de que entre ellos tiene que haber una gran complicidad porque han pasado muchas cosas juntos.

P. En su historia, cuando el Príncipe le da el ultimátum al Rey, no se va a Estados Unidos como sucedió en realidad.

R. Es que rodamos en seis semanas y no tenía más presupuesto.

P. En vista del éxito, ¿rodará una segunda parte?

R. Ni loco. Con esto es suficiente. Lo que sí reconozco es que después de la serie me he hecho algo monárquico. Sobre todo creo que Letizia ha sido la que más ha sacrificado de los cuatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de octubre de 2010