Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una trama con tres caras

Como consecuencia de las escuchas telefónicas del caso Brugal (trama corrupta vinculada al negocio de la basura en La Vega Baja) la policía destapó otras supuestas irregularidades del empresario Enrique Ortiz con cargos públicos locales, provinciales y autonómicos. Una de esas actividades ilícitas está reflejada en el informe policial bajo el epígrafe de Sociedad Proyectos Temáticos. En este apartado, los investigadores exponen al juez tres situaciones irregulares independientes entre sí, pero con los mismos protagonistas: Gerardo Camps, vicepresidente segundo del Consell y consejero de Economía y Hacienda, el promotor Enrique Ortiz y el corredor de rallies y amigo del consejero Miguel Ángel Fuster. Las tres actuaciones son estas: proceso de adjudicación del nuevo palacio de congresos de Alicante y del parque cultural de Sant Vicent del Raspeig, adjudicación del mantenimiento y gestión integral de servicios de la Ciudad de la Luz y concesión de un aval de 16 millones de euros al Hércules CF por parte del Instituto Valenciano de Finanzas. "En todos estos procesos, Enrique Ortiz figuraría como solicitante, Gerardo Camps, como representante del ente administrativo y Fuster como intermediario cualificado, recibiendo contraprestaciones en forma de patrocinio deportivo", recoge el informe.

En este documento, los agentes advierten al instructor del sumario general del caso Brugal del "alto grado de conexión existente entre todas aquellas tramas abiertas a raíz de las investigaciones practicadas". El sumario incluye dos piezas principales (la contrata de la basura de Orihuela y la plata de basura de plan zonal de La Vega Baja) y otras 17 causas secundarias.

El Consell encajó ayer la implicación de Gerardo Camps en el caso Brugal con un breve comunicado oficial de desmentido: "Es absolutamente falso que el vicepresidente segundo del Consell, Gerardo Camps, esté implicado en el caso Brugal", señala la nota. Antes de este comunicado, el secretario general del PP valenciano, Antonio Clemente, achacó la supuesta implicación de Camps en ese sumario "a la cacería política que tiene montada" Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente primero del Gobierno.

Por su parte, la coordinadora de EUPV, Marga Sanz, instó al consejero a que "dé explicaciones amplias" sobre su relación con el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de octubre de 2010