La UE prohíbe a la Xunta vender marisco de zonas contaminadas

La consellería solicitó permiso para comercializar el producto tras una "depuración intensiva"

Anda la Xunta a vueltas en busca de una fórmula que permita extraer y comercializar para su consumo humano el marisco de rías fuertemente contaminadas. El 20% de las 73 zonas de producción de moluscos bivalvos de las costas gallegas (sin contar polígonos de bateas) están clasificadas como C, debido a la elevada y persistente presencia de bacterias coliformes fecales, por lo que su marisco sólo sirve para cocederos. ¿Y si se le sometiese a una "depuración intensiva" podría servir para comercializar y consumir en fresco? La Consellería do Mar ha enviado a Bruselas un informe de su Instituto Tecnolóxico de Control do Medio Mariño (Intecmar) solicitando permiso para poner en práctica ese sistema.

Mar considera el veto un mero "cruce de información científica"

La respuesta de la Comisión Europea ha sido tan rotunda como negativa, según desvelaron ayer representantes de Esquerda Unida de A Coruña y de la Cofradía de Pescadores. Para el pósito coruñés, la intención del Gobierno gallego en su afán por comercializar marisco de rías contaminadas no tiene otro objetivo que el de ahorrarse las ayudas que ahora paga a los mariscadores de las zonas C, que no pueden faenar, a cambio de la limpieza y regeneración de la ría. "Se trata de unas subvenciones de 82 euros al día que se pagan con fondos europeos", destaca la Cofradía de Pescadores.

Ante una pregunta planteada por el eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer, el Ejecutivo de la Unión Europea destaca que consultó a su laboratorio de referencia sobre la solicitud de Galicia y este, situado en Reino Unido, "expresó serias preocupaciones sobre la posibilidad de eliminar contaminación viral en los moluscos bivalvos de las zonas C utilizando el tratamiento de depuración intensiva" que planteó la Xunta La seguridad para el consumo humano del marisco de rías contaminadas no está garantizado con ese sistema, insiste la Comisión Europea."Mientras no se disponga de una respuesta científica del laboratorio de referencia de la UE, no hay intención de autorizar un tratamiento de los moluscos diferente del permitido en la legislación en vigor", advierten las autoridades comunitarias, al tiempo que emplazan a la Xunta a aportar más datos.

El secretario general de la Conselleria do Mar, Francisco Vidal, confirmó los propósitos de su departamento de comercializar marisco de los 15 bancos gallegos fuertemente contaminados. "Hay un cruce de información científica" entre la Xunta y el laboratorio de la UE, dijo, al tiempo que restó importancia a la respuesta de la Comisión Europea. "Lo que dice es que mientras no haya una resolución, no se puede hacer una depuración intensiva de forma cautelar", interpretó Vidal.

"Se saca de la manga un tratamiento milagroso para comercializar el marisco tóxico de una ría contaminada, un disparate que pone en juego la salud de los consumidores", acusó el dirigente coruñés de Esquerda Unida, César Santiso. Recordó que las autoridades europeas ya iniciaron un procedimiento jurídico de infracción que podría acabar en una millonaria sanción por la ausencia de depuraciones y tratamientos de aguas residuales en gran parte de Galicia. Es la causa primera de que 15 bancos marisqueros de las rías de Lugo, A Coruña y Pontevedra estén clasificados como C.

La prohibición de Bruselas da argumentos a los mariscadores de A Coruña en su batalla, redoblada en la última semana, contra la decisión de la Xunta de abrir, en julio pasado, al marisqueo parte de la muy contaminada ría de O Burgo. Su cara externa ha sido declarada como B por la Xunta, lo que permite que el marisco sea comercializado tras pasar 48 horas en una depuradora. En Galicia, sólo cinco de las 73 áreas de producción de moluscos están clasificadas como A, en las que su marisco puede ser consumido fresco sin ningún tratamiento. "Esa zona de O Burgo que ahora es B sigue siendo foco de continuos vertidos de fecales, como esa tubería que lleva ahora tres días rota echándolo todo a la ría", destacó ayer el representante de los mariscadores de a pie de A Coruña, Manuel Baldomir.

El pósito coruñés, que intensificó esta semana sus protestas, se niega a faenar en la cara externa de O Burgo y cuestiona la validez de las analíticas que realizó la Xunta para cambiar la clasificación de parte de una ría que ya lleva tres años cerrada al marisqueo por su fuerte contaminación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción