Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una tarde de cómic, karaoke y té

El Salón Manga de Cádiz une exhibiciones y enseñanza de la cultura japonesa

Estar invitado a una ceremonia tradicional del té en Japón es más un compromiso que un honor. Porque hasta los convidados a esta ancestral cita con la cultura nipona requieren de un amplio conocimiento de los gestos, posturas y frases que se exigen en cada momento. Las lecciones básicas se pueden aprender desde ayer en el patio del colegio San Felipe Neri de Cádiz, donde se ha fijado la sede de la quinta edición del Salón Manga.

El año pasado se alcanzaron las 30.000 visitas y en este se quiere batir un nuevo récord con una oferta que combina las más vistosas exhibiciones de tebeos, dibujos animados, disfraces, videojuegos y karaokes con una apuesta divulgativa y didáctica que enseña a tomar el té, fabricar kimonos o adquirir claves sobre arquitectura.

La cita busca superar este año las 30.000 visitas de 2009

Este festival nació de la mano de la asociación juvenil Aniraise hace cinco años. Empezó de manera modesta y ha ido creciendo al mismo ritmo que ha ganado adeptos venidos de toda Andalucía. La celebración se hace reconocible en la ciudad por el paseo de estrafalarios trajes, imposibles peinados y exagerados maquillajes sacados de la imaginación de los autores de las sagas de ilustraciones japonesas más conocidas. Pero detrás de la extravagancia hay también un esfuerzo por enseñar y una pasión por aprender. "Queremos que el abanico de posibilidades sea lo más grande posible", explica Juan García de la Cruz, presidente del colectivo.

El recinto ha sido dividido en cuatro carpas temáticas. La oferta es tan diversa que sirve para alimentar todos los paladares. Desde el inicio han destacado las grandes pantallas para los videojuegos más reconocidos. Las batallas entre luchadores como Street fighter son los más demandados. También arrasan los karaokes y este año los asistentes pueden jugar a los vídeos musicales o al doblaje de películas.

No hace falta pero para animar el desfile de disfraces este año se ha organizado un concurso de lolidolls, una tribu que mezcla el descaro adolescente con la tenebrosidad de los góticos. Los talleres que complementan los escenarios más lúdicos forman en protocolo japonés, arquitectura y moda. Una lección innovadora este año es la de la fabricación de kimonos de tela para vestir y decorar.

El Salón Manga de Cádiz cerrará sus puertas mañana domingo con el reto de batir su marca de asistentes. Vienen de múltiples lugares e incluso Renfe les ofrece descuentos de un 20% en sus billetes de tren. A su regreso se habrán aproximado más al sol naciente. Con los trazos de un dibujo, con un movimiento de piernas y brazos sobre la pista de baile, con una melodía desgañitada ante la pantalla, con un traje de luchador o simplemente con el detalle de agarrar suavemente, casi acariciando, una pequeña taza de té.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2010