Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Somos el Bayer del 'baby boom"

Gonzalo Castro, defensa del Leverkusen que dirige Heynckes, analiza al rival del Atlético

Hijo de emigrantes andaluces, la proyección de Gonzalo Castro (Wuppertal, 23 años) en la Bundesliga es proporcional a su relevancia en el Bayer Leverkusen, al que el Atlético recibe esta noche. Polivalente y con futuro en cualquiera de los dos laterales desde su debut en la Bundesliga hace cinco años, Castro no olvida las sensaciones como cierre de contención, donde podía imaginarse "repartiendo" el balón y "ganárselo al contrario" como su icono, Xabi Alonso. Resignado por la lesión que se produjo en la goleada al Rosenborg (4-0), que le dejó tratándose ayer en Múnich, descubre los entresijos del Bayer:

- Una camada con muy buena pinta. "Somos muy jovencitos, un montón de críos de entre 21 y 22 años sin nombre pero que darán que hablar. Aunque veteranos como Hyypia o Friedrich elevan la media y nos dan más seguridad atrás, de alguna manera somos el equipo del baby boom de la Bundesliga, con sus cosas buenas y malas: la temporada pasada fuimos campeones de invierno pero en las últimas jornadas nos fundimos y dejamos escapar el título. Pero ese es el concepto, de hecho Heynckes no se ha cortado y ha subido este verano a seis del filial. La falta de experiencia se corrige con el buen ambiente que nos une; la mayoría nos conocemos desde abajo y no hay divos en el vestuario".

- Un ganador en el banquillo. "Jupp Heynckes nos tiene ganados por su pasado como futbolista y entrenador. Logró un Mundial, la Eurocopa, hizo que el Madrid ganara la séptima... ¿Cuántos lo intentaron antes? Nos inculca un fútbol super ofensivo: llevamos 33 goles en 10 partidos, entre todas las competiciones. Los resultados refuerzan la labor del mister, que es un valiente porque te habla mucho, te hace confiar, no le asusta apoyarse en la cantera. Prueba y prueba mientras hace que todos se sientan importantes".

- Bajas de relieve. "A corto plazo podemos pagar el precio de tantos jóvenes y la falta de profundidad del banquillo, empezando esta noche. Acabamos de perder para tres meses a Kiebling, que se presentó en el Mundial con 21 goles en 35 partidos y ahora llevaba tres en cinco. ¡Y qué decir de la de Ballack, de nuevo en el Bayer, toda una institución! Nadie cuestiona su calidad y autoridad".

- Las crueles enseñanzas del pasado. "Como a veces parecemos un colegio, la gente que lleva un tiempo en la casa nos baja los pies a la tierra recordándonos la historia del gran Leverkusen de 2002, que jugó y perdió todas las finales de ese año: la de la Champions ante el Madrid, la de la Copa con el Schalke, la Bundesliga se escapó cuando tenían un colchón de cinco puntos sobre el Borussia Dortmund con nueve en juego... La palma se la llevaron Ballack, Ramelov, Schneider y Neuville, que encima perdieron el Mundial frente a Brasil. Es una especie de moraleja muy cruel pero instructiva, porque te recuerda lo difícil que es jugar una final y llegar más allá. ¿Que el Atlético tiene fama de pupas? Que comparen...".

- Una Bundesliga al alza. "Me ha ilusionado la llegada de Raúl, aunque se nota que le está costando adaptarse. Normal, ¿qué se esperaba? El ritmo en Alemania no es el mismo que podrías esperar en los Red Bull de Nueva York, lo de aquí va en serio. El Schalke es un retiro exigente, un equipo que aspira a ganar una Liga que poco a poco acorta distancias con la inglesa y la española. También es verdad que la marcha de Özil y Khedira al Madrid se ha notado mucho, ¡que se lo digan a sus clubes! El Werder Bremen ha perdido arrancada y capacidad de sorpresa, y qué decir del Stuttgart. Será coincidencia, pero es el colista después de haberse clasificado para la Liga Europa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 2010