Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe asegura que será el mejor AVE por ser el último

La inversión hecha exige de 4,5 a 9 millones de viajeros

"Será mejor que los demás. Porque ser el último tiene sus inconvenientes pero también sus ventajas", dijo ayer el presidente de Renfe, Teófilo Serrano, en la apertura de un curso organizado por el UIMP sobre el impacto de la llegada del AVE a la Comunidad Valenciana. Serrano reiteró que las frecuencias de los trenes serán más de 10 y menos de 20 por sentido, que el trayecto durará hora y media y que este AVE se beneficiará de la experiencia acumulada en otras líneas y de las últimas tecnologías, entre ellas una mejora de la velocidad comercial.

Renfe estima que la línea, que comenzará a funcionar entre el 15 y el 20 de diciembre, contará con cerca de tres millones de viajeros anuales, más del doble de las personas que ahora viajan en tren entre las dos capitales. Según el presidente de Renfe, con la entrada en servicio de esta línea en diciembre, España aventajará a Francia en kilómetros en servicio de alta velocidad ferroviaria y ya se sitúa como segundo país, tras China, con más red de AVE, ya sea en servicio o en construcción.

Con la puesta en servicio del AVE a Valencia, España superará a Francia

Nadie escondió ayer, sobre todo a la hora de hablar del precio del billete, que la alta velocidad es cara. Serrano adelantó que las tarifas deberían de cubrir los costes operativos del servicio, ya que la inversión en la infraestructura es difícil de recuperar con la venta de billetes. El presidente de la compañía que explota el servicio del AVE en España aseguró que el 80% de los billetes que se expenden cuentan con algún tipo de descuento.

Dos académicos del Instituto de Economía Internacional de la Universitat de València, Óscar Álvarez y Leandro García, presentaron un estudio sobre las sinergias que creará el tren de alta velocidad. Y han calculado cuántos viajeros serían necesarios para recuperar el dinero invertido. Si Renfe Operaciones ha estimado una demanda de 2,8 millones de viajeros en el AVE Madrid-Valencia al año, Álvarez y García consideran que para recuperar de algún modo la inversión serían precisos de 4,5 a 9 millones de pasajeros anuales. La conclusión es obvia: "Los precios que se pagan por su uso están muy lejos de cubrir los costes de construcción, de mantenimiento y de operación de la infraestructura", añaden.

"Cuando las infraestructuras se financian por el sector público, si las previsiones de demanda no se cumplen, los costes se trasladan a los ciudadanos a través de sus impuestos", concluyen. Ambos académicos consideran, no obstante, que el AVE será social y económicamente rentable para la sociedad valenciana, ya que su coste "es prácticamente cero", dado que es una obra sufragada por el Gobierno -es decir, todos los españoles- y por la Unión Europea.

Otro de los efectos que han advertido estos dos expertos tiene que ver con la localización de la actividad económica. "Los efectos [en este aspecto] son ambiguos y, en ocasiones, refuerza a la región central mientras que la periférica [en este caso, la Comunidad Valenciana] está peor", aseguran.

El estudio insiste en el beneficio que supone la puesta en marcha de las líneas de alta velocidad en España, ya que liberan del tráfico de pasajeros los corredores tradicionales, pudiéndose dedicar todos ellos al transporte de mercancías por ferrocarril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2010