Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN JULIÁ | Rector de la Universidad Politécnica de Valencia

"Se acepta que nuestro Campus de Excelencia es el más potente"

Valencia
Juan Juliá (Valencia, 1956) ha cumplido cinco años al frente de la gran universidad tecnológica valenciana. Hombre que aprecia los gestos, considera el actual momento universitario el "más dulce" desde que llegó al cargo.

A Juan Juliá, rector de la Universidad Politécnica de Valencia, se le ve tan satisfecho como a un empresario cuya clientela aumentara en plena crisis, que es lo que está ocurriendo en las universidades públicas. En parte por la recesión, y en parte, quizá, porque la duración de las nuevas carreras (cuatro años) las hace más asequibles. Y se muestra optimista ante el futuro del Campus de Excelencia con la Universitat de Valencia: "Es el más potente".

Pregunta. Su universidad parece decidida a terminar con el café para todos; los fondos irán para aquellos grupos de investigación que tengan cierto nivel.

Respuesta. Las universidades valencianas y la Politécnica han experimentado un crecimiento en producción científica y en transferencia impresionante. Histórico, si analizamos la serie temporal de los últimos cinco años. En producción científica, entre las 15 primeras universidades españolas están las cinco públicas valencianas. Pero mantenernos en un puesto de liderazgo a nivel nacional y crecer a nivel internacional exige identificar las parcelas donde somos más fuertes. Y desarrollar todas las sinergias posibles. Ese es el consejo que nos dio la Comisión Consultiva Internacional de la que forman parte profesores que han estado vinculados a universidades del top ten mundial. Y en definitiva es lo que nos proponemos. Identificar nuestros grupos de excelencia, con medidores sobre su capacidad investigadora pero también de su capacidad de transferencia tecnológica, y animar a otros a que sigan ese camino. A que se integren en grupos grandes y en definitiva que sean un poco el motor. Y especialmente, con motivo del Campus de Excelencia Internacional, con grupos de la Universitat de València. El ejemplo del laboratorio de la agencia espacial europea es el mejor botón.

"Las agregaciones nos han servido mucho a los campus valencianos"

"Parece que algunos desandan el camino que nos han pedido que sigamos"

"La financiación por objetivos debe legitimarnos socialmente"

P. ¿Espera problemas internos por ese cambio?

R. También en la política internacional hemos cambiado. Hace años, y fue bueno para la universidad, fue enormemente amplia en el sentido de que primaba la cantidad. En este momento en la proyección internacional prima la calidad. Priorizamos la relación de intercambio académico con universidades que estén en posiciones mejores o similares a la nuestra. Y el resto de relaciones, que no las desechamos, se enmarcarían en el plano de la cooperación. Con el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) han surgido bastantes colaboraciones. Con Harvard estamos todavía en proceso de tratar los temas.

P. Usted reconoció, pasada la polémica de la primera convocatoria del Campus de Excelencia, que la política de agregaciones de universidades que sigue el Gobierno es la adecuada.

R. Nosotros creemos que la política de agregaciones es buena. Creemos que con el tiempo suficiente que ahora hemos tenido para iniciar un proceso se puede desarrollar bien. Es verdad que eso va a permitir que nuestra comunidad autónoma tenga uno de los tres agregados de producción científica y transferencia más importantes del país. Pero dicho lo dicho, sorprendentemente no parece que haya sido eso lo que ha guiado la segunda convocatoria, cuando vemos que ha tomado en consideración lo que pueden ser desagregaciones. Como la Politécnica de Madrid, que ya estaba en una agregación y ahora aparece desagregada. Lo digo sin más comentario: es curioso, nosotros vamos en el camino que nos dicen y otros regresan de ese camino.

En todo caso, a las universidades valencianas nos ha servido y mucho, sería injusto no reconocer que ha sido bueno. Y es verdad que no se hizo antes porque estas cosas, cuando las culturas de las universidades no son exactamente iguales, necesitan tiempo. Ahora se ha hecho muy bien, y hay que felicitar a los equipos de ambas universidades y del CSIC que lo han redactado.

P. ¿Contemplan la posibilidad de no ser elegidos en el examen final de otoño?

R. Sería absolutamente incomprensible. En primer lugar, se han seguido escrupulosamente todas y cada una de las recomendaciones. Vuelvo a repetir, todas y cada una de las recomendaciones. Se ha mejorado todo el proyecto de agregación. Se han identificado las especialidades de mayor potencialidad dentro de lo que es la línea nuclear de esa agregación, que es Tecnologías de la Salud y la Sostenibilidad. Se ha mejorado la proyección internacional. Y ese agregado es uno de los tres mayores del país. Sólo comparable a los de la Politécnica de Madrid-Complutense de Madrid y Universidad de Barcelona-Politécnica de Cataluña. Pero con una diferencia, en este agregado las dos universidades que lo forman están en la Champions League internacional. Y a nivel de transferencia están entre el primero y el tercero. Decir que uno de los tres agregados es el mejor es difícil. En unos indicadores sale mejor el madrileño, en otros el catalán y en otros el nuestro. Entre los rectores en general el ambiente es que en esta convocatoria el que va en cabeza de todos absolutamente es el nuestro.

P. Con una perspectiva...

R. Perdone, pero tengo que añadir que nosotros estamos muy contentos con nuestro proyecto, que creo que ha sido valorado adecuadamente. Pero hay cosas que no acabo de comprender muy bien. Ahora se han preseleccionado 14 nuevos campus, algunos de comunidades que ya tenían cinco o seis, y la verdad no entiendo que el agregado de Alicante y la Miguel Hernández, como el de la Jaume I no haya tenido mayor fortuna.

P. ¿Cómo valora la política universitaria del Gobierno?

R. Yo tengo una relación excelente y aprecio y consideración por el ministro

Ángel Gabilondo. Creo que ha hecho lo que ha podido en un contexto adverso. En un contexto en el que él como muchas personas, tanto del Partido Popular como del partido socialista, y como una gran mayoría de ciudadanos entre los que yo me encuentro, ha defendido la importancia de llegar a pactos en temas cruciales para el Estado y la sociedad, entre ellos la educación y el sistema universitario. Me consta que la relación personal con líderes de otros partidos ha sido razonablemente buena, pero cuando ha llegado la hora de pactar las dos grandes organizaciones de este país... Tendremos que insistir los ciudadanos en que tienen que aproximar posturas.

P. ¿Y qué valoración hace de la política universitaria de la Generalitat?

R. Tengo que decir que en lo que ha sido la relación personal, ha ido francamente a mejor en este último año. Porque los gestos son muy importantes, muy importantes. En esta última etapa ha habido varias solicitudes de entrevistas con el president, y todas han sido atendidas, eso lo tenemos que agradecer. Y la toma de posesión de Esteban Morcillo en la Universitat de València, y la de Vicent Climent en la Jaume I, me encantó. Como miembro del sistema universitario valenciano y como rector, ver que nuestro presidente de la Generalitat estaba ahí, acompañado con varios consellers, con los alcaldes, y además, lo debo decir, del delegado del Gobierno y representantes del principal partido de la oposición. Lo cual quiere decir que hay una consideración institucional que los rectores estamos percibiendo muy en positivo. Y yo creo que eso mejora el clima.

P. ¿Y aparte de los gestos?

R. Quedan pendientes algunas cosas, como cerrar el mapa de financiación. Hay un compromiso de que el modelo se cierre ya, aunque por el momento en que vivimos debe haber un sostenimiento presupuestario hasta 2013, que es un horizonte temporal un poco largo para nuestras universidades. Y las universidades estamos de acuerdo en que debe ser un modelo que nos legitime socialmente para reclamar más recursos basándonos en la rendición de cuentas. Y que sean los resultados y logros los que marquen las vías de financiación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de agosto de 2010