Agua potable para regar un campo de golf

La declaración ambiental de El Encín prohíbe también la irrigación diurna

Alcalá de Henares - 06 ago 2010 - 05:00 UTC

El césped del campo de golf de 18 hoyos de El Encín (Alcalá de Henares) se está regando con agua potable. Así lo establece la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), cuyo comisario de aguas, José Antonio Díaz Lázaro-Carrasco, firmó un oficio que afirmaba este extremo el pasado 26 de julio. En el texto asegura que también se emplean recursos procedentes de los estanques propios del campo de golf, que aún está en construcción.

Díaz Lázaro-Carrasco contesta de esta forma a los requerimientos de la posición socialista en el Ayuntamiento de Alcalá, que solicitó a la confederación que investigara el proceso de construcción de esta infraestructura deportiva alentada por la presidenta regional, Esperanza Aguirre. El riego de los campos de golf con agua potable está permitido en la región desde hace dos años, tras finalizar las medidas especiales de lucha contra la sequía. Pero en el caso concreto de El Encín la declaración de impacto ambiental del recinto deportivo prohíbe de forma expresa utilizar agua potable, al igual que regar durante el día y utilizar aspersores.

La Comunidad no ha remitido a la Confederación el informe de Sanidad
La consejería dice que la normativa permite regar durante el día

Más información

Tanto la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de Madrid, que es el organismo que aprobó la declaración de impacto ambiental del campo de golf, como el Canal de Isabel II, el encargado de suministrar el agua para esta infraestructura, niegan que se riegue con agua potable. Sin embargo, la confederación del Tajo, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, mantiene su acusación. Una portavoz del organismo dijo ayer que aún no han dado el visto bueno al riego con agua depurada.El informe del comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), al que ha tenido acceso EL PAÍS, advierte de que todavía no se ha autorizado la utilización de las aguas residuales de la aledaña depuradora de Meco para el riego del campo de golf de El Encín "en espera de los informes previos de la autoridad sanitaria", que es la Consejería de Sanidad. Ayer mismo, una portavoz de la confederación reiteró: "A día de hoy no se ha dado permiso para que se usen aguas residuales".

Asimismo, el organismo de cuenca explica en su oficio que las condiciones que se impondrán para el uso de las aguas depuradas "quedarán establecidas en la correspondiente resolución de autorización complementaria" que se basará en el informe que deberá emitir la Consejería de Sanidad.

En sentido contrario, tanto la consejería como el Canal argumentan que desde julio la empresa concesionaria del campo de golf, la sociedad Desprosa, está regando el césped de la infraestructura deportiva con agua regenerada, es decir, depurada para su uso en jardines y zonas verdes. Estos recursos, según el Canal de Isabel II, proceden de la depuradora de Meco "con autorización expresa de la Confederación del Tajo". Algo que niega el organismo que rige la cuenca.

El portavoz de la consejería rechazó también que se estuviera incumpliendo la declaración de impacto ambiental en otro de sus puntos, que impide el riego durante el día. En el Gobierno regional y en el Canal de Isabel II sostienen que las normas de la declaración de impacto ambiental solo tienen efecto desde la puesta en marcha del campo de golf, y no antes.

Por su parte, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares (PP) indicó que el riego del campo se ha venido realizando durante las noches. No obstante, este periódico ha podido comprobar que los aspersores permanecen a pleno rendimiento durante el día, incluso en las horas de mayor insolación, que es cuando la evaporación es más elevada. Además, se usan aspersores de largo alcance, pese a que la declaración de impacto ambiental lo prohíbe. Esta estima que la demanda de agua para que funcione el campo es de 4.800 metros cúbicos al día. Si tenemos en cuenta que el consumo medio diario de un ciudadano en España es de 160 litros (según el Instituto Nacional de Estadística), el agua que precisa cada día el campo de golf de Alcalá de Henares supone un volumen similar al consumo de unas 30.000 personas al año.El proyecto para construir el complejo deportivo surgió en 2005. Los terrenos elegidos están incluidos en la finca El Encín, un antiguo centro de experimentación agrícola, de 550 hectáreas, que pertenecieron al Ministerio de Agricultura hasta 1989. Ese año, la finca pasó a la Comunidad de Madrid, que la troceó y reservó una de estas porciones, La Canaleja, a la construcción de un campo de golf. La Comunidad constituyó la empresa Alcalá Natura 21 para gestionar, junto con el Consistorio alcalaíno, el complejo deportivo, que se adjudicó a la firma Desprosa, encargada de las obras y de la explotación, que no ha realizado declaraciones.

Tanto el portavoz del PSM en el Ayuntamiento de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, como la portavoz socialista en la Asamblea, Maru Menéndez, criticaron la gestión del PP en el campo de golf de El Encín. Por su parte, Ecologistas en Acción calificó el uso de agua potable para regar este recinto deportivo como una "tomadura de pelo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50