Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:cine

Arte, sexo y secretos de familia

El actor Rupert Everett descubre su intimidad en un programa de la BBC

Rupert Everett siempre fue un chico rebelde que navegó a contracorriente. Pero no sabía muy bien por qué. Lo acaba de descubrir a través de un programa de la BBC que acompaña a personajes famosos mientras investigan el pasado de sus ancestros. Más melancólico que emocionado, Everett descubrió que su inconformismo vital quizás se deba a las peripecias de un bisabuelo y un tatarabuelo. "Cada generación afecta a la siguiente. Ahora entiendo mejor a mi padre, al observar a sus ancestros y, por lo tanto, quizás me entiendo mejor a mí mismo", concluye al finalizar su andadura en el programa ¿Tú quién te crees que eres? este actor británico de 51 años, nominado al Globo de Oro por La boda de mi mejor amigo (1997).

Antes de triunfar se ganó la vida alquilando su cuerpo a otros hombres

Frederick, su tatarabuelo, no huía de la justicia, sino de la miseria familiar

"Vengo de un entorno muy colonial, muy conservador. Mi vida entera ha sido una rebelión contra eso", explica este hombre que dice haber nacido "con una cuchara de plata en la boca" y que acabará descubriendo que en realidad sus orígenes están marcados por ancestros que conocieron la bancarrota, que se enrolaron en la marina mercante, abandonaron a sus hijos, fueron bígamos o se impregnaron de los valores victorianos en un refugio infantil.

Toda una hoja de ruta de contradicciones que acabarán convirtiéndole a él en un joven de clase media alta que dejó los estudios a medias, se fue de casa siendo casi aún adolescente, se ganó la vida alquilando su cuerpo a otros hombres y consiguió por fin su sueño de siempre: ser actor.

A lo largo del programa vamos descubriendo que su padre, un militar de carrera que dejó los cuarteles para ganar dinero como agente de Bolsa, era un hombre casi tan misterioso para él como para su madre, que apenas guarda unas fotos y muy poca información sobre su pasado. Saben que el padre de su padre, Cyril Frederick Cuningham Everett, nacido en 1886, pasó casi toda su vida en Nigeria, al servicio del imperio, dejando a su mujer, Marcela, y a sus dos hijos en Inglaterra, como era costumbre en la época, "por el temor a que los niños no respetaran las fronteras raciales con las que los británicos querían mostrar su superioridad", explica una experta de los Archivos Nacionales que le enseña a Rupert documentos sobre la actividad del abuelo en Nigeria.

La primera gran sorpresa para Everett fue descubrir que su abuelo no había crecido en el seno de una familia acaudalada de Bolsa en Piccadilly, sino que ingresó en un hospicio de Kent cuando aún no había cumplido tres años porque su bisabuelo había abandonado a su bisabuela y esta abandonó al abuelo. Allí se educó y se empapó de los valores victorianos de la época y luego se fue a Nigeria, siendo aún muy joven. "Creo que mi padre sabía que sus abuelos habían dejado a su padre en un orfanato y eso le dio a mi padre su carácter de persona muy respetuosa respecto a la sociedad y su necesidad de estar bien conectado y ser reconocido como un miembro de la sociedad. Y eso ha tenido un efecto en mí porque yo reaccioné contra esa sobrecorrección", reflexiona el actor.

Luego descubrirá que el bisabuelo que abandonó a la familia se enroló en la marina mercante, se casó tres veces aunque su primera mujer aún vivía, viajó por medio mundo, residió una larga temporada en Hong Kong y acabó sus días en un humilde barrio del este de Londres. Se sorprende al descubrir también que en su testamento deja al hijo abandonado -y con el que probablemente jamás volvió a contactar- como segundo heredero, por si antes que él moría la actriz de cabaret que le acompañó en sus últimos años.

La gran sorpresa llega al averiguar que ese bisabuelo aventurero, mujeriego, marino tatuado, sí era hijo de un acaudalado bolsista de Mayfair y que había nacido en el 115 de Piccadilly. Pero, ¿por qué un hombre que nació en Mayfair acabó en Balham? ¿Qué le hizo salir huyendo, si es que huía? La respuesta la encontró en la prensa y los boletines oficiales de la época: el tatarabuelo Frederick Everett Sr. fue acusado de fraude en 1868. Aunque los cargos no prosperaron, su carrera en la Bolsa quedó tocada para siempre y se declaró en bancarrota ese mismo año. El bisabuelo Frederick Jr tenía entonces cinco años. El patriarca murió 10 años después de tuberculosis. El joven Frederick no huía de la justicia, sino de la miseria que rodeaba a una familia arruinada.

En este viaje por la memoria familiar, Rupert Everett conocerá a una tía abuela de la que nunca había oído hablar: la esposa de un hermano de su abuelo que murió joven y cuya existencia ignoraba. O que su abuelo Cyril tenía una familia paralela en Nigeria y que él tiene en África un tío llamado Jacob Everett que ahora tiene 83 años. Es una referencia que no llega a salir en el programa de la BBC y que él explica en una entrevista en el Times. "Probablemente es algo que no le importa a nadie. Pero me importa a mí", asevera el actor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de agosto de 2010