_
_
_
_
Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Escalofríos narrativos

Carlos Peramo (Barcelona, 1967) es autor del libro Vecinos, una novela corta acompañada de algunos cuentos, y de la novela Me refiero a los Játac, merecedora del premio de la editorial Bruguera en su segunda edición, y que algo tiene que ver con Mystic River, novela de Dennis Lehane y película de Clint Eastwood. Se publica ahora su segunda novela (sin contar las dedicadas al público juvenil), situada en los mismos escenarios, Sant Feliu de Llobregat, Baix Llobregat, años ochenta del pasado siglo y ambiente obrero de trabajo duro y embrutecedor, sin visibles posibilidades de escapar. El autor parte del tono realista a que nos tienen acostumbrados con unos personajes adecuados a la época y el lugar, unos lugares y situaciones descritos con maniático pormenor y una geografía de la ciudad ajustada a la realidad. Pero la obra no se limita a ser un documento social sino que se adentra en temas espinosos y trascendentales, como ya sugiere el epígrafe inicial, la cita de un clásico, Juan Luis Vives, relacionando la ignorancia con la esclavitud. El autor consigue dar vida a un personaje portentoso llamado Linares, antiguo verdugo del franquismo, obsesionado neuróticamente por un pasado truncado e insatisfactorio que es necesario completar aunque sea a destiempo. Este hombre invade la mente del narrador, el joven e inexperto Daldo, y, como consecuencia, también el lenguaje de la novela, violento e intenso, cargado de expresiones que se repiten, "lo que tú eres se lleva en la sangre", el verbo "ultimar" (en sustitución de "matar"). Este es el primer misterio al que tiene que enfrentarse el protagonista esperando soberbias revelaciones. El segundo se refiere a las mujeres (Belén, "¿cómo podía ser tan diabólica con este nombre tan celestial?"). Daldo vive en un mundo exclusivamente masculino tanto en el ladrillar donde trabaja como en su casa y en las relaciones amistosas. Las mujeres son un terreno a conquistar, un mundo enigmático y ajeno compuesto por seres a la vez turbios y candorosos. El lector es conducido tenazmente por un narrador atraído por el pozo oscuro de la muerte cuyo carácter impulsivo e inmaduro le conduce a vivir todo un mes al filo de la navaja. Puede caer en un pozo de ignominia o salvarse y madurar, manejar los "hilos" de su existencia o ser una "marioneta" manejada por otros. Quizás la novela es demasiado prolija, con excesivos incidentes y demasiadas insistencias, pero, en cambio, produce verdaderos escalofríos, hace pensar y confirma que en Carlos Peramo (puede que esa novela sea metafóricamente un eco de su propia vida) se encuentra un auténtico narrador de raza.

Media vuelta de vida

Carlos Peramo

Bruguera. Barcelona, 2010

526 páginas. 21 euros

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_