Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro adicto al trabajo se pone al frente

José María Pou es desde ayer el director artístico del teatro La Latina. El actor y director estará al frente del emblemático teatro, cuyo escenario llenará de "rigor, calidad y texto", sin dejar la dirección del Goya de Barcelona. La noticia alegró, y mucho, a las gentes de la escena, pertenecientes a un mundo en el que Pou, gran conocedor y experto del teatro musical y anglosajón, es respetado y admirado como uno de los grandes valores del teatro contemporáneo español.

Además se da la circunstancia de que en Madrid le sienten de esta ciudad y en Barcelona saben que su carrera se soli-dificó en Madrid. Nacido en Cataluña hace 65 años, se formó en Madrid, ciudad en la que trabajó incansablemente con los más grandes desde la década de los sesenta del pasado siglo. Sobre todo José Luis Alonso y Adolfo Marsillach. A finales de los ochenta empezó a alternar su trabajo entre ambas ciudades. Circunstancia que le gustaría que vivieran otros compañeros, ya que tiene entre ceja y ceja el empeño de que haya un trasvase entre creadores de las dos ciudades -"hayan nacido donde hayan nacido"- y de los dos teatros que regenta desde ayer: el Goya, de Barcelona, y La Latina, de Madrid. Al frente de este último ha estado en las últimas décadas la actriz, directora, empresaria y productora Lina Morgan.

El sucesor de Lina Morgan se inclina por el gran teatro anglosajón

Muchos pensarán erróneamente que entre Morgan y Pou hay pocas cosas en común. El caso es que comparten desde siempre dos grandes pasiones que llenan sus vidas de manera compulsiva: la adicción al trabajo -que en el caso de ambos es claramente un vicio- y el amor por el teatro musical. "Lógicamente sueño, si no en esta primera temporada, en la siguiente o en la tercera, con hacer un gran espectáculo musical para seguir y homenajear la línea de este teatro. Y, por supuesto, estoy abierto a la posibilidad de una zarzuela, que es nuestro gran musical a la española", dijo ayer Pou. El actor confesó que, por encima de todo, le haría mucha ilusión abordar en esta nueva aventura dos aspiraciones: "Una, poder estrenar un espectáculo musical una vez hayamos fidelizado al público y, otra, estrenar una obra de un autor español vivo, y que fuese un éxito. ¡A lo mejor ahora alguien la está escribiendo en este momento!", afirmó.

Sus líneas generales de programación se decantan por un teatro de rigor, calidad, con clara inclinación anglosajona y sobre todo de texto: "Hemos pasado la travesía del desierto en la que se arrinconaba al teatro de texto y por fin vuelve la palabra de los grandes autores al escenario, algo impensable hace unos años", añade Pou. Tiene la clara intención de recuperar, entre otras cosas, el gran teatro anglosajón: "Hay que conseguir que lo descubran los jóvenes que no han tenido oportunidad de conocerlo". La nueva etapa de La Latina se inicia el 13 de septiembre con La vida por delante, de Romain Gary, y un reparto encabezado por Concha Velasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2010