Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PILAR ROJO | Presidenta del Parlamento de Galicia

"La inmunidad parlamentaria no debería servir para insultar"

Aspiraba a una consellería pero antes incluso de comenzar el reparto de carteras, Alberto Núñez Feijóo le reservó la presidencia del Parlamento. Año y medio después, Pilar Rojo (A Coruña, 1960) hace balance de su primer curso completo poniendo orden en el hemiciclo. Convaleciente de una operación, agradecería un debate más sereno y que la inmunidad parlamentaria no sirva como coartada para insultar. Pese a su sintonía y amistad con Mariano Rajoy, sólo piensa, a corto plazo, en este cargo.

Pregunta. ¿Se ven las cosas diferentes desde ahí arriba?

Respuesta. Se ve todo, se escucha mucho y efectivamente no es lo mismo ser diputado que la responsabilidad que supone presidir los plenos. Es un alto honor ser presidenta del Parlamento.

"Miranda es un ejemplo por reconocer el error y devolver las dietas"

"En la Cámara el idioma prioritario es el gallego y todos lo asumimos"

"El Estatuto está en la agenda de los partidos, no sé si también en la social"

P. ¿Qué balance hace de este primer año de legislatura?

R. Ha sido intenso, cuando se da un cambio de gobierno hay un momento de ajuste, los grupos han de adaptarse a sus nuevas responsabilidades en la oposición o en el gobierno y eso genera tensiones y desasosiego en algunos momentos. Son procesos interesantes, creo que ha sido un año denso, de mucho trabajo por parte de todos los grupos.

P. ¿Le hubiera gustado un ambiente menos crispado?

R. Bueno... Si en algún lugar hay que debatir es en el Parlamento. Sí me gustaría que se rebajara el nivel de tensión. No hay por qué emplear determinadas expresiones, se pueden hacer debates intensos y duros sin faltar al respeto a nadie. Aquí hay ejemplos de diputados que son correctos, como ha de ser. Se puede debatir y discrepar sin perder las formas. Yo no discuto sobre el fondo pero las broncas no conducen a nada y no creo que gusten a quienes nos eligen.

P. El viceportavoz del PP, Pedro Puy lamentó en un artículo la frecuencia con la que se insulta en este Parlamento.

R. El señor Puy llega nuevo en esta legislatura e igual por eso se sorprende más, pero es cierto que a veces se usan expresiones gratuitamente. Cuando pido a los diputados que utilicen otros términos, trato de evitar eso. De tanto llamar mentiroso a alguien, incluso la propia expresión pierde valor. Pediría un esfuerzo por ajustar las expresiones porque desde luego las palabras tienen un significado, deberíamos plantearnos si sin la inmunidad parlamentaria seríamos capaces de decir según qué cosas.

P. El presidente acusó a Pachi Vázquez de usar esa inmunidad para decir barbaridades.

R. Bueno, va en la línea de lo que estoy comentando. Habría que pensar si determinadas expresiones las usaríamos fuera de este recinto porque las palabras tienen un significado y si llamamos a alguien mentiroso, se lo estamos llamando, no cabe atribuirlo al fragor del debate político. Yo pido que todo lo que se diga aquí, se pueda decir en cualquier otro sitio, no hay por qué utilizar expresiones diferentes en esta Cámara basándose en la inmunidad que no está para eso.

P. ¿Un diputado que devuelve dietas cobradas de forma irregular debe seguir en el escaño?

R. Tengo un gran concepto de Antonio Rodríguez Miranda y el hecho de devolver las dietas como lo ha hecho refrenda mi opinión. Es un ejemplo que alguien reconozca un error y devuelva esas cantidades indebidamente cobradas. Y he de decir que ha devuelto el dinero cobrado por la asistencia a todos los plenos, o sea, más de lo que le correspondería devolver. Esa actitud le honra.

P. ¿Había otros diputados en su misma situación?

R. No tengo por qué dudar de ellos. En la anterior legislatura se modificó el sistema de dietas y ahora se ve que era manifiestamente mejorable. Yo he pedido a los diputados que revisaran sus datos, se actualizaran, y mi actuación se basa en la honestidad de los diputados, en la que creo.

P. ¿La austeridad también afecta a la primera institución?

R. Cuando nadie hablaba de ella, aquí empezamos a aplicarla, no sólo el Gobierno, también el Parlamento. El año pasado ahorramos dos millones de euros, bajamos el sueldo a los diputados un 3% antes que en otros lugares. El presupuesto de esta casa cae un 6% este año. Hay que gastar lo imprescindible para que esto funcione. La primera institución de Galicia debe dar ejemplo.

P. ¿Es una prioridad la reforma del Estatuto antes de 2013?

R. Prioridad o no, a mí me gustaría que en esta legislatura saliera adelante. Está en la agenda política de los partidos, no sé si en la agenda social porque probablemente en esta situación no sea la prioridad de los gallegos dada la crisis que vivimos. A mí no me corresponde marcar los tiempos, pero si los grupos lo deciden, se pondrán todos los medios para que pueda salir adelante la reforma con todas las garantías.

P. El clima político no parece el mejor para abordar una cuestión que requiere del consenso.

R. Es cierto que debe ser fruto del acuerdo, pero puede verse de otro modo: empezar a debatir con sosiego algo que nos afecta a todos, puede ser una manera de propiciar ese entendimiento en otros tantos campos.

P. ¿Las correcciones que formuló el Constitucional al Estatut deben marcar el camino?

R. El Constitucional ha aclarado algunas cuestiones, pero aquí hay un trabajo que se ha hecho en la anterior legislatura que se debe aprovechar aunque serán los partidos los que decidan sus puntos de partida en este período. Entiendo que hay mucho hecho, mucho ganado, pero es cierto que el Estatut ha puesto cuestiones sobre la mesa y supongo que se tendrán en cuenta.

P. ¿Cómo le suena la "nazón de Breogán" del PSdeG?

R. El Constitucional ha sido claro y creo que el consenso debe reflejar lo que piensan las mayorías y de entrada tiene que haber un estatuto constitucional que refleje el sentir mayoritario de los gallegos en este momento.

P. ¿Se va a retrasar la entrada en vigor de la Lei de Caixas para facilitar el protocolo de fusión?

R. En principio no tengo noticia de que esto pueda ocurrir. He visto lo que ha manifestado el Constitucional y me he quedo satisfecha, primero porque el Parlamento tenía razón en presentar un recurso jurídico muy sólido, gracias a los letrados de esta Cámara. Por primera vez hay una relación clara entre Galicia y sus cajas, a través del Parlamento. Y las tres cuestiones de dudosa legalidad no afectan al fondo.

P. ¿La oposición culpa al PP de usar este Parlamento de ariete contra el Gobierno central?

R. Yo no cuestiono el fondo sobre lo que se discute, cualquier grupo es libre de plantear sus iniciativas y, siempre que sean calificables en la Mesa, no tengo nada que decir. Aquí se discute sobre el Gobierno central, el de la Xunta y otras muchas cuestiones.

P. Se repiten los choques por el gallego en el hemiciclo.

R. Yo, como presidenta del Parlamento, voy a hablar en gallego. Estamos en el Parlamento de Galicia, aunque es cierto que hay dos lenguas oficiales, pero mi opción como presidenta es utilizar el gallego. Otra cuestión es que yo pueda llamar al orden a un diputado que se exprese en castellano, está contemplado en el reglamento y no tengo nada que decir. Son diputados puntuales que están en su derecho.

P. Nadie cuestiona ese derecho, pero los diputados siempre hablaron en gallego como una forma de compromiso. ¿Ya que no puede exigirlo, lo pediría?

R. Es que yo creo que no hay que pedirlo porque lo tienen claro: prioritariamente todos aquí hablan en gallego y los escasos diputados que hacen uso del castellano, no lo hacen con carácter general. En muchas intervenciones usan también el gallego. Todo el mundo asume que en el Parlamento de Galicia prioritariamente se hable en gallego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 2010