Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mundial invade las fachadas

Los madrileños cuelgan la bandera de España en balcones y comercios

Pasó a cuartos, pasó a semifinales y puede que esta noche la selección española consiga llegar a la final de un Mundial de fútbol por primera vez en su historia. Una meta que no parece imposible, después de que el equipo ganara hace dos años la Eurocopa. La afición y la confianza en La Roja han crecido desde entonces. El apoyo a la selección se ve estos días en los balcones y ventanas de Madrid. Es difícil pasear por la calle y no ver alguna bandera rojigualda.

El rojo y el amarillo colorean las calles de la región. Abanicos, cascos de motos, pulseras, pegatinas para coches, camisetas... Y banderas y más banderas por todas partes: en las puertas de los bares, en las cristaleras de los restaurantes de pizzas a domicilio, en las tiendas de los mercados...

La parafernalia de objetos con la enseña es variada, y resalta más si se compara con su escasez cuando no hay campeonato. "Hemos agotado las existencias de banderas de España que encargamos para el Mundial, aunque el resto del año no vendemos", cuenta Remedios Mariscal, encargada del almacén mayorista Spazio. "¡Qué pena que en España no se pueda llevar la bandera sin que te consideren facha!", protestaban los clientes del almacén, tal y como cuenta la encargada.

Todavía se vincula la rojigualda a "otras épocas de la historia", explica Jonathan Celdrán, politólogo que trabaja en un programa del Consejo Superior de Deportes (CSD) para deportistas de alto nivel. De ahí que muchos aficionados aprovechen el Mundial para lucir los colores del país. En Barcelona, donde vive Celdrán, se lucen los colores de todas las selecciones, además de la española. Aunque allí es más difícil ver las banderas. "Hay que andar bastante para encontrarlas", asegura el politólogo.

Para Alfonso Merello, campeón del mundo en vela en 2006 y sociólogo, que también participa en el programa para deportistas de alto rendimiento, "las banderas solo representan los colores del equipo; como las que hay en la Liga en cualquier otro partido". Afirma incluso que quienes hablan de patriotismo se equivocan. "Seguro que cuando acabe el Mundial las banderas desaparecerán", apunta.

Puestos a soñar esperemos que, si desaparecen, lo hagan a partir del lunes. Será señal de que España ha llegado a la final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2010