Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cinco sindicatos solicitan una reunión urgente con Font de Mora

Consideran que el recorte de 54 liberados no respeta los acuerdos firmados

"Las organizaciones sindicales incomodan al consejero Alejandro Font de Mora, por eso ha reducido su representatividad, y la de otras entidades educativas críticas en el Consell Escolar Valencià". Ésta es la respuesta unánime que ayer dieron los cinco sindicatos STEPV, CC OO, UGT, ANPE y CSIF, al presentar la solicitud escrita de una "reunión urgente" con el consejero.

Tras la decisión "unilateral" de la consejería de recortar 54 delegados sindicales (de los 250 que representan a 55.000 profesores), los cinco sindicatos -en un gesto poco usual- cerraron filas contra el "veto sindical" impuesto por la Administración educativa valenciana.

El número actual de delegados en el área de Educación proviene de un acuerdo adoptado en 1991, cuando el sistema contaba con 33.000 profesores. En 2004, se actualizó para adaptarlo al crecimiento de las nuevas plantillas docentes.

Escola critica que el valenciano se quede fuera del congreso de plurilingüismo

Con esta maniobra, según denuncian los sindicatos en un comunicado, "la consejería obvia el acuerdo de 2004 y pretende volver al de 1991, sin anunciarlo previamente antes de que acabe el año, como dice el acuerdo, y sin negociado en la mesa sectorial".

Los sindicatos defienden el número actual de delegados para poder "cumplir" con eficacia con el derecho al asesoramiento e información que prestan en materia de oposiciones, concursos de traslados, comisiones de servicio, adjudicaciones de plazas, horarios, nóminas, permisos y licencias, bajas por maternidad, además del correspondiente "asesoramiento legal y jurídico" sobre cualquier aspecto que afecte a sus condiciones laborales.

En este marco de desencuentros, la entidad cultural Escola Valenciana -que el año pasado presentó un Plan de Enseñanza Plurilingüe avalado por 200 centros educativos que contemplaba la introducción de un tercer idioma extranjero además de un programa de enseñanza completamente bilingüe- también censuró el congreso de plurilingüismo organizado por la consejería con representantes sólo de comunidades gobernadas por el PP de habla castellana, con excepción de Galicia. La ausencia de consejerías o centros o proyectos de origen catalán o vasco, que son las lenguas oficiales que completan el mapa lingüístico en el Estado español, fue flagrante.

"La jornada [del lunes] se caracterizó por la nula presencia de nuestra lengua, por intervenciones desafortunadas (con escaso rigor científico) del director de la Mejora de la Calidad de la Comunidad de Madrid y del secretario de política lingüística de Galicia", sostiene Diego Gómez, presidente de Escola Valenciana. "La atención a las lenguas minoritarias fue totalmente ignorada", añadió, en referencia al monopolio del castellano y el inglés en las jornadas.

Escola solicitó ayer una reunión con Font de Mora para tratar del plan plurilingüe presentado el año pasado y garantizar que "las familias valencianas tengan derecho a escoger su lengua en los estudios". Un objetivo que, según Gómez, no se cumple, ya que "el 62% de las familias que matriculan a sus hijos solicitan hacerlo en valenciano y sólo pueden hacerlo el 33%".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2010