Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Juntas de Guipúzcoa dictan sentencia contra Bravo por el 'caso Glass'

La Cámara provincial le hace responsable político de un fraude de 2,1 millones

Las Juntas Generales dictaron ayer una suerte de sentencia condenatoria contra el ex director de Hacienda y ex senador del PNV Víctor Bravo, a quien hacen máximo responsable político del presunto fraude cometido en el caso Glass. Bravo tiene ahora pendiente rendir cuentas ante la Justicia tras la denuncia presentada por el fiscal contra él como responsable -hay otras cinco personas acusadas- de sendos delitos contra la Hacienda Pública, de omisión del deber de perseguir delitos, de prevaricación y de cohecho.

La Cámara aprobó por unanimidad el informe de conclusiones de la comisión de investigación del caso Glass, en el que Bravo sale muy malparado. Todos los grupos polítiocos coinciden en que ocultó que tenía una participación del 7% en Glass Costa Este Salou cuando se tramitó el expediente que concedía a esta empresa catalana beneficios fiscales que no le correspondían. Los partidos hacen constar las carencias estructurales que ofrecía la Hacienda guipuzcoana cundo estuvo dirigida por Bravo y acusan a este de extralimitarse en sus funciones al dirigir la inspección de al menos 145 expedientes que guardaba en el "armario del director".

El PNV defiende expresamente la trayectoria del diputado Marquet

El ex director de la Hacienda foral niega todos los hechos en una entrevista concedida a un periódico local y arremete contra la Fiscalía, las Juntas Generales y el diputado de Hacienda, Pello González (Hamaikabat), a los que acusa de formar "la verdadera trama". Estas manifestaciones han causado malestar en los juzgados y en la Hacienda.

Según la denuncia del fiscal, el ex senador del PNV facilitó que Glass Costa Este Salou estableciera un domicilio social ficticio en Guipúzcoa para acogerse a las ventajas fiscales vigentes en este territrio, lo que causó un perjuicio a la Agencia Tributaria estatal cifrado en 2,1 millones de euros. Este asunto está siendo instruido por un juzgado donostiarra.

Los partidos centraron todas sus críticas en Bravo, incluido el PNV. No obstante, su portavoz juntero, Asier Aranbarri, aprovechó el pleno para tratar de lavar la imagen del ex diputado de Hacienda Antton Marquet, que también consta como responsable político de este caso. Dijo que "no se puede manchar" la trayectoria de Marquet por su "exceso de confianza" en Bravo.

El socialista Julio Astudillo, presidente de la comisión de investigación, aseguró que la sociedad guipuzcoana espera ahora una "explicación del PNV" ya que, en su opinión, "está bien" que este partido "apoye las conclusiones y haga autocrítica", pero "no es suficiente". Aranbarri le replicó que su formación ya ha demostrado "una determinación más que suficiente en contra de la corrupción" y deseó que en el "panorama nacional" todos los partidos actúen con "tolerancia cero" ante este tipo de casos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010