Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal pide 184 años para los amotinados de Picassent

La fiscal pide 46 años de cárcel para cada uno de los cuatro internos del módulo 11 de la cárcel de Picassent que protagonizaron un motín 27 de noviembre de 2007. Según el relato de hechos, el interno Ernesto C. G. pidió al funcionario que estaba de vigilancia en el patio hacer una llamada telefónica. El funcionario le acompañó. A su regreso, cuando abría la puerta, el preso se abalanzó sobre él golpeándole y reduciéndole. Tanto Ernesto C. G. como el interno Pedro M. R. iban provistos de pinchos que habían ocultado en el desagüe. Con ellos, redujeron a otro funcionario, al que pusieron los grilletes y metieron en una celda de aislamiento, donde estuvo hasta que el motín fue neutralizado en la madrugada siguiente. El también interno Manuel C.G. inmovilizó al funcionario de la oficina del módulo, al que le repitió cada media hora: "¿Qué te parece si te cosemos a puñaladas?".

En un momento indeterminado, se sumó a la revuelta Francisco S.B., armado también con un pincho. Nueve internos sufrieron amenazas o lesiones de los amotinados, quienes aquella noche exigieron la presencia del juez de guardia para pedirle droga y mejores condiciones en el penal. El diálogo entre los cuatro internos y el juez, con "la participación activa de un recluso", desactivó la revuelta. Aquella noche, la secretaria de Estado de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, tuvo que desplazarse desde Madrid dada la magnitud de los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010