El poeta Bernardino Graña ingresa hoy en la Real Academia

"Del pueblo aprendí mi idioma; de la tasca, las historias"

La Real Academia Galega celebra hoy el acto oficial de recepción del escritor Bernardino Graña (Cangas do Morrazo, 1932) como nuevo académico numerario. La ceremonia solemne se desarrollará en el Auditorio Municipal de su localidad natal a las 20.00 horas. El nombramiento de Graña, quien cubre la vacante del filólogo Constantino García, fallecido en octubre de 2008, se produjo hace un año a propuesta de los académicos Francisco Fernández Rei y Ramón Lorenzo. La candidatura contaba, además, con un amplio respaldo en el ámbito social y literario gallego, manifestada a través de autores como Xosé Vázquez Pintor, que demandaban el reconocimiento de los méritos del poeta, narrador, dramaturgo y gestor cultural.

Graña se siente en "simbiosis total" con Rosalía, a quien dedicará su discurso

La presencia del autor de Profecía do mar (1966) fue decisiva en acontecimientos como la creación del grupo de intelectuales Brais Pinto (1958) y la fundación de la Asociación de Escritores en Lingua Galega (1980), institución de la que fue primer presidente. El escritor aguarda ahora la próxima edición de la obra Larpancia saborosa do lobo e a raposa, ganadora del V Premio Estornela de teatro para niños. Entre sus últimas publicaciones destacan el poemario Acendede as almenaras (Xerais, 2008) e O corvo que andou de pato (A Nosa Terra, 2010).

Graña reconoció sentirse "emocionado" por la distinción, que hizo extensiva a "todo el pueblo de Cangas". La circunstancia de que sea su amigo y compañero de viaje, Xosé Luís Méndez Ferrín, quien, como presidente de la Academia, haga efectiva la designación efectuada durante el mandato de Xosé Ramón Barreiro, añade connotaciones personales a la jornada. Con motivo de su ingreso, Graña preparó un discurso titulado Contos populares e Rosalía, en el que traza los rasgos distintivos del relato tradicional, de fuerte impronta en su trayectoria, para desembocar en el Conto gallego de Rosalía.

El futuro académico nunca olvida mencionar sus raíces: "Al pueblo porque de él aprendí el idioma y a mi madrina, que contaba cuentos en la tasca familiar y me dejaba permanecer allí, escuchando las historias". "Bernardino es un símbolo de Cangas", declaró su amigo personal y especialista en su obra, el crítico Héitor Mera, "todos los vecinos están felices por el hecho de que el primer académico del municipio sea él". Rosalía, autora con la que Graña se siente "en simbiosis total", es el otro eje de la disertación: "Rosalía es inmensa, es pueblo y rebelde, todavía hay que leerla y comprenderla".

En nombre de la Academia, el catedrático de Filoloxía Galega Ramón Lorenzo contestará a Graña. Para la ocasión, Lorenzo escogerá el elogio para, "en tono cariñoso", recordar anécdotas biográficas compartidas y señalar episodios fundamentales de su carrera literaria.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS