Rus mantiene sus insultos, pero solo "a tres profesores"

Escola Valenciana y STEPV relacionan los insultos con homenaje a los Maulets

La proverbial incontinencia verbal del presidente de Diputación de Valencia y alcalde de Xàtiva, Alfonso Rus, del PP, le sentó ayer en el banquillo de los acusados, en el juzgado número 2 de su ciudad, para responder por presuntas faltas de injurias y amenazas. En un acto celebrado el 25 de abril de 2009, Rus llamó "gilipollas" a "esos que dicen aleshores y gairebé" e instó a "rematarlos". Su abogado alegó que los insultos no iban dirigidos genéricamente al profesorado, sino "a tres profesores" concretos que se manifestaron unos días antes en la plaza de Manises contra el proceso de Bolonia. Dicho argumento ya fue utilizado por la defensa cuando fue citado a declarar el 23 de octubre, en un recurso dirigido a paralizar el proceso por la supuesta falta de legitimidad como acusación de los denunciantes, el Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV), y 13 docentes vinculados a Escola Valenciana. La vista oral no se celebró, pero la Audiencia decidió desestimar el recurso y remitir de nuevo el caso a los juzgados de Xàtiva.

Más información

La defensa apeló al contexto de las declaraciones, en un mitin a puerta cerrada para cargos y militantes del PP, en el que Rus hizo alusión a dicha manifestación antes de sus incendiarias palabras. Y citó a declarar como testigos a su jefe de gabinete en Diputación, Emilio Llopis, y a su secretario, José Luis López, para verificar esta versión. El letrado, además, subrayó que la expresión "vamos a rematarlos" se refería a las urnas. Y remachó que la palabra "gilipollas" no es "de un gusto exquisito, pero no es insultante", para solicitar finalmente la absolución.

Por su parte, los abogados de la acusación se esforzaron por demostrar el carácter "ofensivo", "denigrante" y genérico de las palabras de Rus, resaltaron la voluntad explícita "de incitar el rechazo social" hacia el colectivo docente, y afirmaron que sus palabras estaban relacionadas con el homenaje a los Maulets celebrado aquel día en Xàtiva, en el que miembros de Escola Valenciana exhibieron pancartas con la efigie boca abajo del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y no con la manifestación contra Bolonia. Rus, de hecho, aludió en el mitin a "esos que querrían ponernos boca abajo". Asimismo, la defensa se preguntó qué tipo de autoridad se puede conferir a los docentes cuando cargos públicos del PP califican en estos términos al profesorado. Tras el alegato solicitaron una multa de 2.000 euros por una falta de injurias, lo mismo por amenazas y 50 euros por cada uno de los denunciantes en concepto de responsabilidad civil, el máximo contemplado por la ley en estos casos. En hora y media, el caso quedó visto para sentencia.

El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, en el banquillo de los acusados.
El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, en el banquillo de los acusados.NATXO FRANCÉS

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50