Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación prohíbe carteles críticos en centros escolares

Los directores de Primaria y Secundaria critican la "desconfianza" de la consejería

La Consejería de Educación ha decidido poner bajo control el tablón de anuncios y los carteles que cuelguen los estudiantes en los muros de los centros docentes. Y ayer informó a los sindicatos de la medida a través de un documento. El objetivo: tratar de evitar críticas a su gestión. El detonante: los carteles que se colgaron en el instituto Les Nòries de Monforte con el consejero Alejandro Font de Mora cabeza abajo (a la manera del cuadro de Felipe V del Museu de L'Almodí de Xàtiva), por los que fue expedientado el director del centro. "¿Cómo se puede imputar a alguien participar por omisión en un acto contra el conseller?" se preguntaron en febrero pasado los inspectores de la asociación profesional Adide, tras conocer la sanción de empleo y sueldo aplicada a José Luis Santiago, el director de Les Nòries. La respuesta de la consejería es que está prohibida la exhibición de cualquier crítica, protesta o manifestación en los recintos escolares y tablones de anuncios. Los directores serán responsables de "aquellos mensajes degradantes o difamatorios que atenten contra las personas o instituciones".

Las "instrucciones" dictadas atribuyen a "la dirección de los centros" la "responsabilidad de evitar la exposición en los tablones de cualquier material que atente o vulnere los derechos fundamentales y las libertades reconocidas en la Constitución, en el Estatut d'Autonomia y en el resto del ordenamiento jurídico".

Entre los materiales vetados figuran también "la exposición de carteles, comunicados o imágenes con contenidos racistas, xenófobos o que promuevan la discriminación cultural o religiosa o actos sexuales ilícitos", cuya exhibición ya está regulada por ley.

El presidente de los directores de Primaria, Vicent Ripoll, aseguró anoche que este paso supone "un intervencionismo puro y duro" en la vida escolar y en la gestión de los equipos directivos. "La consejería desconfía de aquellos en quienes debería de delegar y depositar toda la confianza, y presupone que hacen un mal uso de su autoridad". Y recordó al departamento de Font de Mora el retraso normativo acumulado a final de curso en temas que sí afectan al alumnado y a las familias, como la nueva normativa que modifica el servicio de comedor escolar y de becas, o la falta de planificación de plazas escolares en pleno proceso de matriculación. Vicent Baguetto, portavoz de los directores de Secundaria, también manifestó su sorpresa por la "urgencia" de legislar en esta materia, que está de sobra regulada. "Se supone que los directores no incumplimos la normativa de forma sistemática. No se entiende esta presión sobre los equipos directivos y secretarías; huele raro", añadió.

Según expertos en procesos disciplinarios, el documento choca con el régimen disciplinario del personal docente, ya que "criticar no basta para suspender a alguien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010