Necrológica:Perfil
i

Miquel Cors, actor de teatro, cine, televisión y doblaje

Fue muy popular como Antoniu en el primer culebrón de TV-3 'Poble Nou'

Con Miquel Cors, fallecido el jueves en Valldoreix (Barcelona), donde vivía, a los 61 años a causa de un ataque al corazón, desaparece uno de los personajes más populares de la televisión catalana. Cors encarnó al malhumorado comerciante Antònio Aigüadé, Antoniu, siempre de mala leche, tormento de su santa Rosa (Margarida Minguillón), en el primer culebrón de TV-3, Poble Nou, durante 112 episodios. El actor vivió la singular experiencia de que la gente lo confundiera con el personaje y coreara su nombre al verlo por la calle. La popularidad le llegó a Cors después de haber vivido a la sombra de dos parejas famosas, Sílvia Munt, con la que tuvo una hija y junto a la que creó compañía teatral, y la cantante Nina.

Miquel Cors (Barcelona, 1948) hizo prácticamente de todo en el mundo del espectáculo: cantante, actor de teatro, cine, televisión y doblaje (Lando Calrissian en Star Wars), empresario teatral... Empezó como cantautor, se dedicó a la cançó y llegó a editar varios discos. Durante una temporada incluso fue telonero de Lluís Llach. Su canción Fill de vidua, con letra de Pere Quart, logró cierto éxito.

Como actor de teatro, vivió de pleno la eclosión del teatro independiente y participó activamente en la Asamblea de Actores y Directores que trataron de renovar la escena catalana en los setenta. En 1996, alcanzó notoriedad con el monólogo cómico Culékulé, en el que encarnaba al estereotipo de seguidor acérrimo del FC Barcelona, bufanda de ganchillo regalo de la abuela incluida.

Tras un largo tiempo alejado de la escena, casi 15 años, Cors había regresado esta temporada en Saraband, adaptación de un texto de Bergman en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC). "No me acordaba de hacer teatro", ironizó para la ocasión, "y me gusta mucho".

En televisión, aprovechando el tirón de Poble Nou, protagonizó en 1994 un programa de gastronomía con toques de humor, en el que invitaba a cocineros famosos para que le explicaran sus recetas. De los culebrones catalanes consideraba que les faltaba humor y les sobraba trascendencia. En cine, intervino en películas como Mi hermano del alma, material urbano y, la última, El truco del manco.

Miquel Cors era un hombre de carácter. Se enfrentó a los políticos de turno para defender el pueblo en que vivía, Valldoreix, de lo que consideraba desmanes urbanísticos, y a las instituciones públicas cuando declinaban subvencionar sus proyectos teatrales.

Miquel Cors.
Miquel Cors.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de mayo de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50