Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:La prueba | EL ESCAPARATE

Cuatro horas de cine en el bolsillo

Antes de que las cámaras de fotos y los móviles permitan proyectar imágenes en las paredes de forma habitual, 3M saca al mercado un proyector apto para bolsillos voluminosos e ideal para llevar consigo a la casa de fin de semana o a una reunión de negocios sin ordenador. De diseño austero, pero funcional, el aparato cabe en la palma de la mano. A primera vista no se sabe para qué sirve, pues parece más un mando a distancia que un proyector multimedia.

Para que empiece a funcionar sólo hay que darle al encendido o mantener pulsación larga en el play para escoger entre las opciones. A través de un sencillo menú permite ajustar los parámetros y reproducir imágenes de hasta 50 pulgadas con una excelente definición y contraste. Su software, manejable con una rueda de botones ubicada en la parte superior del aparato, facilita la lectura de documentos de Office y PDF, además de imágenes y vídeos, sin necesidad de ningún aparatito más adjuntado.

Basta con introducir los datos en una tarjeta micro SD -como las de la mayoría de los móviles- o la memoria interna. Más allá de lo que se albergue en la memoria interna o en tarjetas, las posibilidades de proyección son enormes. Permite conectar un iPod, iPhone, DVD o un ordenador y emitir a través de un puerto VGA y una clavija de Apple.

Los altavoces internos son el punto más débil del aparato. Solo sirven para una emergencia. Reverberan demasiado y generan un incómodo eco metálico. Es mejor ponerse auriculares o enchufar unos externos. Por suerte, cuenta con la habitual clavija de 3,5 mm. Otro punto débil es la batería, no por la duración -que es aceptable, con casi cuatro horas de funcionamiento-, sino por el ruido que genera cuando lleva más de media hora encendido. Puede llegar a hacer insoportable la sesión de proyección.

Dado su tamaño, el microproyector nos permitirá torturar a nuestros vecinos con las últimas fotos de viaje o los vídeos de la barbacoa casera, por sorpresa, directamente desde la cámara a la pared. Su potente software lee casi todos los formatos de manera rápida y sin complicaciones.

Producto: MPRO150. Empresa: 3M. Sitio: www.microproyector.es. Precio: 380 euros con IVA incluido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010