Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ajuste fiscal, un factor de riesgo

"Las medidas de contracción de gasto público que se han anunciado podrían profundizar el ajuste de precios". La advertencia es del Instituto Flores de Lemus, que sigue muy de cerca la evolución del IPC. Y lo hace tras constatar en un primer análisis de urgencia que el retroceso de la inflación subyacente en el mes de abril ha vuelto a desbaratar los pronósticos.

La rebaja de los salarios de los funcionarios y la congelación de las pensiones se viene a sumar ahora a la dura realidad del mercado laboral, donde la tasa de paro supera el 20%. La consecuencia inmediata es que las expectativas de ingresos sufren, el gasto se retiene, y los precios reaccionan a la baja.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, confirmó que trabaja en una revisión de las previsiones económicas para incluir la nueva reducción del gasto público (15.000 millones entre este año y el próximo).

Pero, frente al temor a una recaída que tomó cuerpo ayer en el desplome de la Bolsa, Campa limitó ese efecto "a algunas décimas" menos en la evolución del PIB prevista (-0,3% en 2010, 1,8% en 2011).

El número dos del Ministerio de Economía defendió la necesidad del ajuste para apaciguar los mercados: a modo de ejemplo, comentó que un repunte de un punto porcentual en el tipo de interés al que se coloca la deuda pública llevaría a un sobrecoste similar al gasto que se ahorrará este año (5.000 millones) con las nuevas medidas.

Y sostuvo que los recortes no impedirán que el consumo privado consolide su incipiente recuperación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de mayo de 2010