Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La vida de un animal fotográfico

El CAF repasa con 'El oficio de mirar' los 50 años de carrera de César Lucas

Medio siglo en el arte de mirar da para mucho. Para insertar decenas de imágenes al día en un periódico, retratar a toda estrella del espectáculo que se precie, provocar un tsunami social con su desnudo integral de la cantante Marisol, o contar con total certeza la historia más reciente de España. "Sólo me queda fotografiar platos de cocina", bromea el mítico fotoperiodista César Lucas (Cantiveros, Ávila, 1941).

Cincuenta años dan también para plasmar una vida, la suya, a golpe de imágenes como las 120 que, desde ayer y hasta el 27 de junio, se exhiben en Almería, en el Centro Andaluz de la Fotografía (CAF), dentro de la muestra que repasa la carrera de este artesano de la imagen. El oficio de mirar se titula, porque a este precursor de la figura del editor gráfico en la prensa española le gusta tildar de oficio la que es su dedicación desde los 17 años.

La muestra reúne 120 imágenes tomadas para "ser publicadas"

En Almería vivió una de las etapas más "excitantes" de su carrera

"No estamos ante un proyecto al uso. Es su vida", matiza sobre la exposición organizada en colaboración con el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid el director del CAF, Pablo Juliá. Porque Lucas, ese "animal fotográfico" al que diferencia la fuerza y la pasión que se desprende de cada una de sus imágenes, nunca ha hecho fotos de autor, pero se ha mostrado todo en ellas.

"Sólo hay imágenes captadas para ser publicadas", apunta Miguel Gómez, comisario de esta retrospectiva. Imágenes hechas con el objetivo de "contar y enseñar", que constituyen su obra personal. "En ellas está mi personalidad, mi conocimiento", detallaba ayer un César Lucas emocionado.

Su regreso a Almería, antaño el plató cinematográfico más importante de Europa, no le dejó indiferente. Vivió en esta provincia una de las etapas más "excitantes" de su carrera, la que le permitió retratar a Catherine Hepburn, Brigitte Bardot, Clint Eastwood o John Lennon, entre otras estrellas internacionales. "Era mucha marcha", recuerda sobre esta época, que ocupa una de las seis secciones de la exposición.

Recorrerla permite reconstruir la historia de España y revisar buena parte de las instantáneas que han quedado impresas en la memoria de todos. La fotografía de Montejurra tomada durante la Transición o el melancólico retrato de Ernesto Che Guevara en el Madrid de 1959 se solapan en una muestra que incluye el desnudo de Marisol que Interviú publicó en 1979 y que fue tan polémico entonces que llevó a su autor ante la Justicia. "¿Desnudos? Uf, he hecho ciento y pico", rememora el creador de la agencia gráfica Cosmo Press y cofundador de EL PAÍS.

"Me costó mucho al principio. Me temblaban las piernas. Pero aprendí algo: tenía que demostrar que era trabajo, tan digno como cualquier otro. Eso me abrió más puertas que la calidad de mis imágenes", afirma Lucas, quien ha fotografiado casi de todo y ha echado siempre el resto en cada trabajo. "Nunca he hecho una fotografía para salir del paso", advierte como si de su obra no emanara una mirada y una fuerza únicas.

Sobre su trayectoria, o proyecto de vida, disertará hoy en el CAF rodeado de sus imágenes, las únicas capaces de quebrar la soledad del fotógrafo. "Cuando uno está mirando por el visor no existe nada más. Se percibe entonces una emoción, algo que te sacude el cuerpo. Entonces disparas y sospechas que cuando alguien vea esa imagen sentirá lo mismo que tú sentiste al hacerla". "Mis palabras están ahí, en ellas", agrega humilde este profesional sólido y versátil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 2010