Camps mantiene a Matas como 'ambaixador' pese a las críticas

El PSPV afirma que las prácticas del jefe del Consell se parecen a las del balear

El Consell mantendrá, al menos de momento, la distinción de ambaixador de la Comunidad Valenciana al ex presidente balear, Jaume Matas, a quien el juez ha exigido una fianza de tres millones de euros para poder eludir la cárcel. La portavoz del Gobierno valenciano, Paula Sánchez de León, no quiso ayer que de su boca se escuchara esta decisión y optó por aludir al decreto con el que se dictaron las normas sobre la concesión y revocación de esta distinción. "El Consell cumplirá estrictamente lo previsto en la normativa", dijo. "El decreto prevé las causas y los motivos que suspenden los títulos", añadió, pero no quiso ni nombrarlos. El hecho es que el Consell se acoge a una de las razones por las que el título puede ser revocado que hace referencia a "cuando la persona condecorada sea condenada por un hecho delictivo, en virtud de sentencia firme". Sin embargo, existe otra motivación, más subjetiva y discrecional, que permite la revocación "cuando la conducta pública de las personalidades distinguidas sea manifiestamente contraria a los intereses generales o peculiares de la Comunidad Valenciana".

Alarte: "A Camps le da miedo que veamos papeles que no quiere enseñar"
La portavoz: "El Consell cumplirá, estrictamente, lo previsto en la norma"

Así, a juicio del Gobierno valenciano, que preside Francisco Camps, las imputaciones de malversación de caudales públicos, prevaricación, fraude a la administración, blanqueo y delito electoral de Jaume Matas no son motivo para retirarle una distinción que se creó para reconocer la labor de las personas que hayan contribuido "notablemente" a la difusión y defensa de los intereses de la Comunidad Valenciana.

Al margen de la textualidad del decreto, la portavoz del Consell no quiso, ni siquiera, responder a si consideraba "conveniente o incluso digno" que Matas mantenga ese título. "Ya he dicho lo que tenía que decir", concluyó tras la cuarta pregunta sobre el mismo tema.

La inmovilidad del presidente de la Generalitat para retirar una condecoración honorífica -y honorable- a Matas tras su múltiple imputación, ratificó a los socialistas en su sospecha de que existen malas prácticas en el Consell.

El secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, emplazó al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, a explicar si las actuaciones de Jaume Matas son "práctica habitual" allí donde gobiernan, ya que "se parecen mucho los sistemas del antiguo eje de la prosperidad" que conformaban Madrid, Baleares y la Comunidad Valenciana. Una afirmación que relaciona los escándalos de corrupción del caso Gürtel, que salpica a los populares valencianos y madrileños, con la situación del PP balear.

Alarte instó a Rajoy a "empezar a pensar quién asume las responsabilidades políticas más allá de Matas". "A Camps lo que le horroriza es una derrota electoral, pero no sólo por perder el poder, sino porque le da miedo que podamos ver todos los papeles que no quiere enseñar", recalcó el dirigente del PSPV.

En este contexto, el portavoz socialista en las Cortes, Ángel Luna, comparó el caso Palma Arena -el velódromo por cuyas obras se ha imputado a Jaume Matas y que tuvo un sobrecoste del 100%- con el proyecto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia -que acumula ya un sobrecoste del 270%-. "Matas está donde está porque, al perder el poder, la Justicia ha accedido a contratos y operaciones a los que de otra manera no hubiera accedido", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de abril de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50