Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez exige a Sandokán un aval de 30 millones para frenar la multa

Sigue adelante la lucha de Rafael Gómez Sandokán por zafarse del pago de la multa millonaria por las naves que construyó ilegalmente junto a Medina Azahara (Córdoba). Un juez ha dictado un auto en el que atiende el recurso de suspensión interpuesto por el empresario al pago de los 24,6 millones de euros que le impuso el Ayuntamiento de Córdoba, según avanzó ayer Diario Córdoba. Pero, por otro lado, el auto subraya que esta suspensión está condicionada a que Sandokán presente un aval por el mismo valor de la multa impuesta, más otros cinco millones de euros en concepto de intereses y gastos judiciales.

El juez ha tenido en cuenta la desastrosa situación financiera del constructor para, por un lado suspender el pago de la multa pero, por otro, garantizar un posible cobro a través de los avales.

Dichos avales se deben presentar en un plazo máximo de 15 días tras la notificación judicial del auto. La decisión del juez no es firme y Sandokán podría interponer recurso de apelación en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El litigio por la multa de las inmensas naves industriales de Rafael Gómez dura ya años. Pero desde que en 2005 comenzó a tramitarse la multa, Sandokán ha dejado de ser el joyero y constructor que emprendía espectaculares operaciones de la mano de entidades como Cajasur. En una de sus últimas apariciones públicas, durante la feria de la joya cordobesa, Gómez reconoció que adeudaba a bancos y proveedores 3.200 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de marzo de 2010