Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Televisión

Culebrones para adolescentes

Conflictos sentimentales y músicas pegadizas son las claves del éxito

Romances, enredos y rivalidades adolescentes aderezados con música y coreografías son los ingredientes de Patito feo, telenovela juvenil argentina que se ha convertido en una de las más aclamadas de los últimos tiempos. Estrenada por Cartoon Network y repescada por Disney Channel (Digital + y TDT) en septiembre, meses después saltaba a Telecinco, que emite sábados y domingos (10.15) esta comedia nominada a un Emmy Internacional. Títulos como Floricienta (TVE y Disney Channel) o Casi ángeles (FDF), ambos de Cris Morena Group, engrosan la lista de series que han causado furor entre los preadolescentes, un tren al que intentará subirse Jake & Blake, que Disney Channel estrena el 10 de mayo.

Hasta ahora, el triunfo llegaba con series de aventura o ciencia-ficción Niños y jóvenes se ven fascinados por la estética de los personajes

Este serial cuenta la historia de dos chicos -una prepotente estrella del pop y un joven estudioso y responsable de origen humilde-, aunque con algo en común: sus físicos son exactos. Por supuesto, intercambiarán sus vidas, lo que les arrastra a un sinfín de situaciones cómicas. "Jake & Blake trata de la búsqueda de la identidad. Los protagonistas intercambian las suyas, que es lo que todos quisiéramos a esa edad: probar a ser otros", explica la creadora de la serie, la argentina Cris Morena.

Pero, ¿qué encuentran los niños y adolescentes en estas series? Morena, cuya creatividad está tras muchos de estos productos, asegura que la clave está en los temas. "Cosas que todos vivimos a esas edades: la búsqueda de la identidad, miedos, dudas, el despertar sexual o el futuro incierto. A esa edad uno se pregunta todo".

Laura Esquivel (Buenos Aires, 1994) da vida a Patricia Castro, personaje protagonista de Patito feo, una niña que sueña con conocer a su padre y triunfar en el mundo de la canción. Para lograrlo, la joven, dotada de una voz extraordinaria y de un aspecto físico poco agraciado, tendrá que sortear los numerosos obstáculos. Al final, como en el cuento de El patito feo, Patricia se transformará en cisne.

¿Por qué millones de niños se enganchan a las tribulaciones de Patito? Laura no duda: "Por sus valores". Y "por supuesto, por sus canciones y coreografías". Porque a pesar de las trenzas, el aparato de ortodoncia y sus anticuadas gafas de pasta negra "hay un personaje muy hermoso, con muchos sueños y que nunca pierde la esperanza de conseguirlos", dice.

Cristina Peñamarín, experta en análisis de la comunicación de la Universidad Complutense de Madrid, analiza el fenómeno: "Los jóvenes, las chicas sobre todo, reflexionan sobre sus situaciones vitales a través del relato". Las teleseries son importantes para "comprender el propio mundo y explorar otros mundos posibles". Les maravilla la estética y se identifican con los artistas, que son "modelos de referencia a una edad a la que todos necesitamos construirnos una identidad propia". Desde el punto de vista artístico, muchas series para adolescentes tal vez "no sean muy valiosas", pero lo importante son "los valores que puedan transmitir", afirma Peñamarín.

La música ha ido cobrando protagonismo en estos formatos hasta convertirse en un fenómeno más allá de la pantalla. Es lo que ha ocurrido con Casi ángeles y el grupo TeenAngels, que el viernes dio un concierto en Madrid. "La música es casi una religión; el emblema de la juventud", razona Morena.

Carlos Arranz, analista de Corporación Multimedia, muestra una "relativa sorpresa" ante estos productos que "han revolucionado los patios de los colegios" y opina que el detonante del boom ha sido "la expansión de Disney Channel en la TDT". La primera sorpresa es que encandilen a un público más joven que aquel para el que fueron ideadas. "El caso más actual es Patito feo, orientada a un público de 14 o 15 años, pero que en España arrasa en el rango de 4 a 12". La segunda, es el origen argentino. Es difícil que productos latinoamericanos, con los elementos de la telenovela tradicional, tengan tanto éxito en España. "Para niños no hay precedentes. Las series que funcionaban eran estadounidenses, canadienses o australianas, con temática de aventura o ciencia-ficción", explica Arranz. ¿Moda pasajera o tendencia? "De momento es una moda". Pero el tiempo lo dirá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de marzo de 2010