Entrevista:TROTAMUNDOS | Oskar Santos - Director de cine | EL VIAJERO HABITUAL

¡Nada de pimientos!

El director vizcaíno Oskar Santos, que la semana pasada estrenó su filme El mal ajeno, nos habla de su estancia en la canadiense Quebec.Un destino poco común.

La verdad es que sí, sobre todo teniendo en cuenta que me considero muy Paco Martínez Soria a la hora de viajar, no me he movido mucho por el mundo.

Pero se las apañó.

El primer día lo pasé un poco mal, porque sin querer pedí en un restaurante la única comida que detesto: pimientos. Ahí fue cuando me enseñaron a decir mi primera frase en francés: "¡Pas de poivron, s'il vous plaît!" ("¡Nada de pimiento, por favor!").

Veo que hizo amigos.

Sí, la gente es muy agradable y se casan muy jovencitos. Un día les comenté a unos amigos que tenía 30 años. Me preguntaron: "¿Y ni siquiera tienes novia?". "No". "¿Y novio?". "Tampoco". Se quedaron helados. Me dijeron que probablemente una de las razones por las que se casan pronto es que conocer a alguien allí lleva tiempo.

¿Pero no eran amables?

Sí, pero con inviernos a 40 bajo cero nadie hace vida social.

¿Y la ciudad?

El Viejo Quebec, que se empezó a erigir en el siglo XVII, parece sacado de un cuento, con edificios de estilo normando y su famoso castillo de Frontenac, un hotel que aparecía en la peli de Hitchcock Yo confieso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de marzo de 2010.