Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Peter Graves, el jefe de los espías en 'Misión imposible'

Destacó también como el piloto de 'Aterriza como puedas'

Los capítulos empezaban con un actor alto y rubio que escuchaba una cinta con las instrucciones de una misión secreta. "Este mensaje se autodestruirá en cinco segundos...", se oía al final de la grabación, y la cinta quedaba envuelta en humo poco antes de que sonase la mítica sintonía. La serie era Misión imposible y el actor era Peter Graves, que siempre aceptó todas las misiones, por peligrosas que fueran, y que falleció el 14 de marzo, a los 83 años. El corazón le falló cuando regresaba de celebrar su aniversario con cuatro días de adelanto. Murió sobre el césped del jardín de su casa, cerca de Hollywood.

Nacido como Peter Aurness el 18 de marzo de 1926, en Minnesota, adoptó el apellido de su madre cuando escapó del frío rumbo a California, a principios de los cincuenta. Lo hizo para no ser confundido con su hermano mayor, James Aurness, el sheriff de la serie La ley del revólver. Los contactos de su hermano le sirvieron para empezar como secundario, y la seriedad con la que asumía sus papeles le hicieron hueco en algunas películas magistrales. En Traidor en el infierno (1953), de Billy Wilder, era el espía alemán infiltrado entre los prisioneros estadounidenses. En La noche del cazador (1955), de Charles Laughton, el condenado que confiesa al reverendo de la prisión (Robert Mitchum) el lugar en el que había escondido el botín.

Con el tiempo se especializó en la ciencia-ficción y los westerns. Lo mismo podía vérsele como científico resucitado por extraterrestres en Asesinos del espacio (1954) que como ranchero bondadoso en la serie Furia (1959). Su metro noventa y su mandíbula cuadrada llamaron la atención de un productor que pretendía explotar la moda de las películas de espías. Misión imposible estuvo en antena de 1967 a 1973. Graves era el líder de una organización secreta que perseguía malhechores por encargo del Gobierno. Flemático y educado, procuraba que no se recurriese a la violencia y prefería usar una máscara antes que una pistola.

"Comedia de mal gusto"

Al cancelarse la serie regresó a papeles secundarios. La escasez de trabajo le obligó a participar en "una comedia de mal gusto", en sus propias palabras. El actor que siempre se tomó en serio sus papeles se vio inmerso en una autoparodia que incluía a otros ex galanes de largo recorrido, como Leslie Nielsen. La película era Aterriza como puedas (1980), sátira del género de catástrofes que narraba un delirante viaje en avión. A los mandos de la nave estaba Graves, un piloto pedófilo. Cuando el típico niño visitaba ilusionado la cabina, el antaño cabecilla de los espías le preguntaba: "¿Te gustan las películas de gladiadores? ¿Has estado alguna vez en una cárcel turca?". Los resultados estratosféricos en taquilla le convencieron de que el mal gusto valía la pena: dos años después repitió en la secuela.

En los ochenta se ganó el sueldo como presentador de un programa sobre biografías de famosos: Churchill, Mohamed Alí, Sofía Loren... Volvió a Misión imposible en la segunda etapa de la serie (1988-1990), pero se indignó cuando le propusieron participar en la adaptación al cine. En la película de 1996, protagonizada por Tom Cruise, se descubría que el personaje al que había dedicado 200 capítulos de su vida había sido siempre un traidor.

Antes de retirarse, sus compañeros de la tele le concedieron su propia entrega biográfica, que él mismo presentó. La titularon Peter Graves, misión cumplida.

Peter Graves, en 1969, cuando intervenía en <i>Misión imposible.</i>
Peter Graves, en 1969, cuando intervenía en <i>Misión imposible.</i>AP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS