Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Vuelta de los octavos de final

Dzagoev contra la historia

El Sevilla se apoya en su empate (1-1) en Moscú para tratar de llegar a los cuartos, que no disputa desde 1958, a costa de un CSKA que recupera a la gran perla del fútbol ruso

Palop, Luis Fabiano y nueve compañeros más encabezarán hoy (20.45, TVE-1), frente al CSKA (empate, 1-1, en Moscú) el asalto del Sevilla a los cuartos de final de la Liga de Campeones. Entrar en el selecto club de los ocho mejores equipos de Europa es el último reto de José María del Nido, el presidente que desde que llegó a la cúspide del club, en 2002, no ha hecho más que derribar muros. Cinco títulos, una nueva final de la Copa del Rey en ciernes, ante el Atlético, y ahora la posibilidad de igualar lo conseguido por el Sevilla en 1958, cuando el conjunto andaluz llegó a los cuartos de la Copa de Europa para caer ante el gran Madrid de Di Stéfano.

"Es un partido muy importante para nuestra historia, para la ciudad y para Andalucía", recalcó el técnico sevillista, Manolo Jiménez. Pero el CSKA, más rodado que en la ida, cuando jugaba su primer partido en dos meses y medio, recupera al joven mediapunta Dzagoev, su esperanza.

Juande, ex entrenador del equipo moscovita: "Dzagoev llegará a un club grande"

Beslán, ciudad de Osetia del Norte-Alania, puede ser recordada por algo más que la desgraciada matanza de civiles de septiembre de 2004. En esa localidad caucásica nació en junio de 1990 Dzagoev, el mejor jugador ruso del momento, siempre con el permiso de Arshavin, del Arsenal.

En esa Osetia natal, maltratada a veces por temibles conflictos étnicos e incluso vecinales con Georgia, el pequeño Dzagoev dio muestras de un gran cariño por el fútbol, la mejor fórmula para escapar de un contexto marcado por el sufrimiento. Al amparo de su hermano mayor, Gela, ingresó en el Yunost Vladikavkaz. Luego, con sólo 16 años, pasó al Krylia Sovetov.

Sus valores no pasaron inadvertidos para los ojeadores del CSKA. En Moscú, Dzagoev nunca encontró excusas para no convertirse en futbolista. Amante del fútbol, jamás se descentró. Se dedicó a explotar las virtudes que le habilitan como jugador de élite: rapidez, habilidad, inteligencia y gol. En la temporada de su debut con el primer equipo, en 2008 y siendo menor de edad, se convirtió en el mejor jugador joven de la Liga rusa.

En el CSKA, que ha ganado 13 títulos desde 2000, incluida la Copa de la UEFA de 2005, Dzagoev ha participado en la conquista de dos Copas de Rusia (2008 y 2009) y ha mostrado en la presente edición de la Liga de Campeones su enorme potencial. "Se entrena como un animal, se cuida mucho y sólo está centrado en el fútbol. Ni novia ni salidas nocturnas", asegura Paulino Granero, andaluz y preparador físico del cuadro moscovita. Dzagoev ha jugado todos los partidos de la fase de grupos de la Champions y ha marcado tres goles.

Todo le iba de cara a Dzagoev hasta que se lesionó justamente al inicio de la pretemporada. Por eso se perdió el encuentro de ida y por eso no llega en su mejor momento. Volvió a jugar 23 minutos en la Supercopa rusa después de tres meses (derrota por 1-0 ante el Rubin Kazán) y con malas sensaciones. Las mismas que sintió en el triunfo en el debut liguero frente al Amkar (1-0), en el que ya sí fue titular.

"No sé cómo llegará al partido por la lesión que ha sufrido, pero se trata de un gran futbolista, con una proyección tremenda. A mí me gusta como segunda punta, entrando desde la izquierda", indica Juande Ramos, técnico que dirigió al CSKA y que conoce bien a Dzagoev. "Tiene mucha calidad y, si sigue en esta línea, no me cabe duda de que acabará en un grande de Europa", prosigue el que fuera también entrenador del Sevilla, el Tottenham y el Madrid.

Otro de los que ha seguido atentamente las evoluciones de Dzagoev es Monchi, director deportivo del Sevilla. "No sé si saldrá de inicio. Nos encontramos ante la perla del fútbol ruso, un mediapunta que puede jugar en cualquiera de las posiciones de arriba", dice antes de aclarar que no tiene nada que ver en su juego con una de las grandes figuras sevillistas, Jesús Navas: "Ambos son jóvenes y bajitos, pero su juego es distinto. Navas es más vertical y rápido y casi siempre está pegado a la banda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010