Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TECNOLOGÍA

El cómic pasa de pantalla

Miguelanxo Prado estrena el iMotion, una aplicación para iPhone que abre un futuro interactivo a la viñeta.

Con audio, banda sonora, efectos especiales y posibilidad de multiidioma. No son las características de un DVD, sino del último cómic de Miguelanxo Prado, nuestro autor más reputado a nivel internacional. En apenas cinco segundos puedes descargarte gratuitamente en tu iPhone o iPod Touch una de las historietas de Quotidianía delirante, una de sus obras más emblemáticas.

Es lo que se ha bautizado como iMotion Comic o cómic multimedia, una iniciativa pionera a nivel mundial estrenada hace un par de semanas y que en tan sólo siete días entró en el top 20 de los libros gratuitos más descargados de la Apple Store a nivel mundial. "España es el primer país; EE UU, el segundo. Pero estamos recibiendo

e-mails de todas partes interesándose en esta iniciativa; muchos, curiosamente, desde Japón. De momento, se pueden elegir cuatro idiomas, pero ya estamos trabajando en la traducción japonesa", recuenta Pancho Casal, responsable de Continental, la productora desarrolladora de este software, con la que ya trabajó Prado en el largo de animación De profundis.

A esta primera descarga gratuita le seguirán, a partir del mes que viene, lotes de tres historietas de Quotidianía delirante a 0,60 euros el lote. "Con esta iniciativa se está creando espacio para conceptos más industriales", reflexiona Prado. "Acercamos a un tipo de comprador no especializado el consumo a muy bajo coste de cómic. Las posibilidades de difusión son inmensas, el reto está en maximizar sus posibilidades de interacción y minimizar los costes de producción".

Prado se reafirma en que, para él, la base del cómic debe ser el lápiz y el papel, pero no descarta concebir obras ex profeso para este nuevo formato. De igual manera, Pancho Casal asegura que ya están negociando con una editorial potente española para que utilicen este software en sus creaciones.

Mientras que en iTunes la iniciativa recibía una entusiasta respuesta, los blogs de los puristas echaban humo. "Cuando salió la noticia en La cárcel de papel, los primeros 50 comentarios fueron nefastos. Después parece que han entendido que no pretende ser un sustitutivo del cómic, sino un complemento", explica Casal. Su próximo objetivo: extender la tecnología a otros móviles y plataformas. "Me decía un amigo: 'Ya pueden decir que iPad es una mierda, que se lo va a comprar todo el mundo'. Cuando se popularice eso y el libro electrónico, se abrirán un sinfín de posibilidades para el cómic".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de marzo de 2010