Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Tenemos miedo, mucho miedo"

La noticia de que El Rafi corre de nuevo libre ha revuelto las tripas de la familia Reyes. El Rafi está acusado de descerrajar un tiro en la cabeza a José Reyes, gitano de 51 años, causándole la muerte en 2008. Consuelo, una cuñada de Reyes, casada con un hermano del fallecido, se preguntaba ayer cómo era posible que Rafi, de 29 años y con una larga lista de antecedentes, hubiese vuelto a escurrirse de las manos de la justicia.

Y es que a los familiares del difunto no se les olvida que, cuando éste supuestamente apretó el gatillo hace 15 meses, se encontraba en busca y captura, después de haber pasado tres años huido de la cárcel y haber cometido otros 25 delitos. Por eso entonces y ahora han comparado su caso con el de la niña Mari Luz Cortés, que fue presuntamente asesinada en Huelva por un pederasta que debía estar cumpliendo condena.

A las puertas de su casa, en una humilde y conflictiva barriada de Bujalance de viviendas adosadas de dos plantas, Manuel Reyes, hermano del asesinado, deseaba que la Guardia Civil detuviese pronto a Rafi. "Que lo cojan y lo fusilen", sentenciaba. "Tengo niños pequeños en casa y todos tiene miedo, mucho miedo", terminaba el marido. Su mujer le daba la razón: "Mis hijos no querían ir hoy al colegio. No querían salir. Pero creo que allí estarán más seguros".

A pocos metros del portal de los familiares de Reyes, en la calle de atrás, viven hermanos y primos de Rafi. La casa donde residían sus padres es fácil de distinguir. Tiene la puerta reventada, las ventanas negras del fuego y señales de varios tiros en la fachada. Hace un año, muchos en el pueblo temieron que la venganza se desatase en las calles. Los padres se tuvieron que ir. Y sólo volvieron dos hermanos. La casa permanecía muda ayer a mediodía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de febrero de 2010