Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTA SEMANA

Presidencia

Los ministros de Energía y Medio Ambiente de la UE se reunirán el jueves en Sevilla en un consejo informal en el que efectuarán un seguimiento de los resultados de la Conferencia de Cambio Climático celebrada en Copenhague. De esta forma, por tanto, arranca esta semana el ciclo de reuniones de alto nivel que, con motivo de la presidencia española de la UE, se va a desarrollar en nuestra comunidad a lo largo del semestre.

Se trata, sin duda, de una gran ocasión para contribuir a difundir una realidad andaluza no suficientemente conocida o valorada en el exterior como puede ser, en este caso, la nutrida presencia de modernísimas plantas de energía solar o eólica. Es por eso que, tal vez, no seamos todavía conscientes de la oportunidad que supone para Andalucía esta cumbre. Tal vez se eche en falta, incluso, una mayor implicación de la propia Junta, al menos, para fomentar un elemental e imprescindible "europeísmo" entre los ciudadanos, el justo para reconocer y valorar las ventajas que ha supuesto para todos la incorporación plena de España en la UE.

Tiempo hay, desde luego, para rectificar políticas anteriores pero mejor sería poner algo de más entusiasmo no vaya a ser que pase desapercibido entre nosotros este acontecimiento limitándonos a poner, tan sólo, mesa y mantel a tanto mandatario y experto europeo que se dejará ver por estas tierras los próximos meses.

Incluso, hasta se puede convertir en una extraordinaria plataforma de promoción política y personal, si se sabe utilizar bien. De hecho, de los últimos sondeos que se vienen manejando se detecta un avance en el conocimiento que tienen los encuestados del nuevo presidente de la Junta, José Antonio Griñán que sigue gozando, además, de una aceptable valoración en contraposición a Javier Arenas quien en los distintos estudios demoscópicos sigue si aprobar. A pesar de ello, se mantiene la tendencia al alza del PP andaluz, pero resulta insuficiente para superar las posiciones del PSOE en caso de unas elecciones autonómicas. Sin embargo, no ocurre lo mismo con las generales. Aquí influye de forma decisiva el efecto arrastre que tiene para los socialistas andaluces la crítica valoración que otorgan a Zapatero y a su gobierno. En todo caso, siguen estando muy lejos todavía los populares de un escenario de mayorías absolutas por lo que ya ha comenzado una nueva operación de acercamiento a IU con la idea final de que los izquierdistas, llegado el momento, generosos ellos, les dejen gobernar con mayoría simple. Buena hipótesis de trabajo para los de Valderas ahora que están, otra vez, en plena refundación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de enero de 2010