Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La feria de arte de Vigo inicia nueva etapa con colección propia

Las galerías portuguesas, protagonistas de Espacio Atlántico

El próximo día 14 abrirá sus puertas la cuarta edición de la feria de arte contemporáneo de Vigo tras una renovación absoluta que incluso conlleva cambio de denominación, Espacio Atlántico en lugar de Puro Arte. Un nombre que denota una nueva seña de identidad, estrechamente unida a Portugal y con vocación de proyectarse en el exterior en un momento en el que los expertos señalan el auge de las ferias de arte en detrimento de las subastas.

La respuesta gallega no se ha hecho esperar. Por primera vez, las 17 galerías más importantes del país comparecerán unidas para respaldar el nuevo rumbo y el estreno del comisario y crítico de arte David Barro en la dirección artística del evento, que continúa bajo la dirección general de Marta Scarpellini. Aunque algunas salas repiten presencia y otras han quedado fuera, llama la atención que las ausencias clamorosas de ediciones pasadas se hayan solventado.

"Muchas salas lusas han preferido Espacio Atlántico a Arco o Arte Lisboa"

"Una feria como Espacio Atlántico en Vigo es un lujo para cualquier galería gallega, ya que nos permite entrar en contacto con coleccionistas de otras ciudades e instituciones. Es importante que sepamos valorar esta oportunidad de trabajar a escala internacional desde nuestra propia casa y aprovechar nuestra situación estratégica con Portugal", indica la directora de la galería Bacelos, Pepa Gómez Montesinos. La representación peninsular también destaca por la relevancia de sus integrantes, entre los que figuran nombres como las galerías madrileñas Heinrich Ehrhardt, Fúcares y Max Estrella.

En términos generales, Portugal es la otra mitad de Espacio Atlántico, un nuevo polo de atracción para las expectativas de los galeristas disidentes de Arte Lisboa y Arco. El presidente de la Asociación Portuguesa de Galerías de Arte, el lisboeta Pedro Cera, presente en Vigo con su propia galería, asegura que se trata de "una representación importante, tan significativa como la que acude a Arco". En Espacio Atlántico participarán 15 salas lusas: "Muchas han cambiado Arte Lisboa o Arco, por Espacio Atlántico y esto supone que el coleccionismo habitual de estas galerías también acuda a Vigo", señala Cera.

Otra novedad es la programación especial de actividades para coleccionistas, a la que ya han confirmado su asistencia importantes nombres de toda la península. El presidente de la Fundación Rac, Carlos Rosón, aplaude la iniciativa porque "en Galicia están surgiendo nuevos coleccionistas y esta feria debería ser un aliciente para mejorar sus colecciones y adquirir una visión más global".

El coleccionismo público es otro puntal de la feria, desde las perspectivas financiera, cultural y empresarial. El director del Museo de Arte Contemporánea de Vigo, Iñaki Martínez Antelo, opina que "ya era hora de que se apostara desde aquí por una feria de calidad que estimule el coleccionismo, mucho más maduro y desarrollado de lo que podría parecer". Según el nuevo gestor del Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC), Miguel von Hafe, la feria ofrece seguridad para los compradores: "Esto asegura profesionalización y ayuda a pensar de otra manera a quienes miran con desconfianza el sentido mercantil del arte contemporáneo".

El patrocinio de la Consellería de Cultura y de la Tenencia de Alcaldía viguesa es, a juicio de Scarpellini, "un ejercicio de corrección política y de lucha real por los intereses generales". Barro, por su parte, destaca la importancia del respaldo de Caixanova desde la creación de la feria y el "compromiso firme de compra de la Fundación Barrié". La nueva andadura incluye el inicio de una colección propia de la feria cuyo destino podría ser algún museo gallego. "Lo mismo sucede con el CGAC, el Museo do Mar y otras entidades que han mostrado su apoyo, como Purificación García".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de enero de 2010