Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos aprueban la Torre Pelli criticada por la Unesco por su impacto

El organismo amenazó con sacar a Sevilla de la lista de patrimonio mundial

La comisión de cinco expertos que evalúa el impacto de la Torre Pelli -el rascacielos de 178 metros de altura que se está construyendo en la isla de La Cartuja- sobre los tres monumentos sevillanos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco ha determinado que "no existe impacto visual en los monumentos", según ha podido saber este periódico.

El documento, que ya está terminado y se encuentra en fase de redacción, contesta a la pregunta específica sobre el impacto visual de la Torre Pelli -un encargo de Cajasol cuya construcción se inició el pasado marzo- en la Catedral, el Real Alcázar y el Archivo de Indias, monumentos de los que dista unos 1.600 metros; aunque no evalúa otros impactos que son obvios como el que ejercerá el rascacielos en el paisaje del valle del río Guadalquivir o en el conjunto histórico de Sevilla.

El informe pide a la Unesco que haga una redefinición de monumento

La comisión fue un encargo del Ministerio de Cultura después de que el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, que se reunió el pasado junio en Sevilla, le pidiera a España como estado miembro de la Unesco que realizase una evaluación del impacto de la Torre sobre los edificios sevillanos que son Patrimonio de la Humanidad desde 1987. La Unesco pidió -sin éxito- la paralización de las obras hasta que no se conocieran los resultados del estudio a raíz de un informe elaborado por el comité español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), una ONG que asesora al organismo internacional. Icomos quería que se retirase la propuesta de construcción de la Torre Pelli bajo amenaza de incluir a Sevilla en la lista de patrimonio mundial en peligro. La pelota, a partir de la entrega del estudio, estará en el campo de la Unesco.

El trabajo de la comisión incluye un análisis pormenorizado de toda la normativa que atañe al proyecto estrella de Cajasol, que la entidad quiere tener terminado a finales de 2011, y asegura que "la legitimidad del proyecto, tanto urbanística como patrimonialmente, es impecable". La responsabilidad urbanística es del Ayuntamiento de Sevilla, que ha apoyado el proyecto desde sus inicios; mientras que la patrimonial corresponde a la Junta de Andalucía, que también se ha mostrado favorable, aunque con menos brío que la institución municipal.

La comisión del Ministerio de Cultura, que trabaja desde el pasado julio y tiene como fecha límite para entregar su informe el 1 de febrero de 2010, está presidida por Javier Rivera, catedrático de Historia del Arte en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Alcalá de Henares; Juan Miguel Hernández de León, catedrático de Arquitectura en la Universidad Politécnica y presidente del Círculo de Bellas Artes de Madrid; Carlos García Vázquez, catedrático de Arquitectura en la Universidad de Sevilla; Pablo Diañez, profesor de Arquitectura de la Universidad de Sevilla, y Jaime Montaner, arquitecto. Salvo el presidente, todos sus miembros son arquitectos.

En su reflexión, los expertos han dado un paso más y, además de conclusiones, presentan varias recomendaciones. Le piden al Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco que revise su concepto de monumento como un edificio aislado y lo contemplen dentro de un conjunto en el que se establecen relaciones históricas y urbanísticas. En concreto piden que se "actualice el concepto de declaración monumental y la zona de amortiguamiento" en la que en el caso de Sevilla entrarían otros monumentos como la Torre del Oro, el Hospital de la Caridad, las Reales Atarazanas o la Fábrica de Tabaco (actual sede de la Universidad de Sevilla). El comité pide también al Ayuntamiento que finalice los planes especiales del conjunto histórico que afectan a los tres monumentos que son Patrimonio de la Humanidad.

El rascacielos de Cajasol

- El proyecto del arquitecto argentino César Pelli, con 178 metros de altura, será el edificio más alto de Andalucía.

- Las obras comenzaron en marzo de 2009 y está previsto que concluyan a finales de 2011

- El presupuesto de la torre que ha encargado Cajasoles de 353 millones de euros

- Las obras generarán 4.071 empleos directos

- El impacto en el PIB será de 212 millones de euros.

- El rascacielos, con 76.000 metros cuadrados, albergará unas 600 oficinas, además de espacios públicos

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de enero de 2010

Más información