Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Controladores culpan a AENA de más retrasos en Canarias

Un día después de que el ministro de Fomento, José Blanco, abriese fuego contra los controladores aéreos y los acusase de llevar a cabo una "huelga encubierta" en Canarias, el sindicato que los agrupa, USCA, culpó al ente que gestiona los aeropuertos, AENA, de causar una nueva jornada de retrasos en los aeropuertos canarios por "la escasez de personal programado". Fuentes de AENA rechazaron que la planificación fuera deficiente, aunque admitieron que, a diferencia de los últimos días, ayer todos los controladores previstos en Canarias acudieron a sus puestos.

Los controladores sostienen que AENA, para reducir costes, llevan meses convocando a menos plantilla de la necesaria para controlar los vuelos: de 22 a 18, por ejemplo, en el caso de Barajas, "frente a los 25 que se requieren", en su opinión, para dar cobertura al tráfico previsto un día como ayer, con 1.137 operaciones programadas.

"Es falso que en Barajas hagan falta 25 controladores, los 18 son suficientes para el tráfico que hay" replicaron fuentes de AENA. Ayer trabajaron 16 controladores y AENA aseguró no encontrar voluntarios para suplir las vacantes. No obstante, Barajas pudo operar igualmente con las cuatro pistas y los retrasos, de unos 25 minutos en al menos 50 vuelos registrados, no tuvieron que ver con el conflicto de controladores.

Demoras en Madrid

USCA advierte de que la plantilla prevista en Barajas es insuficiente para la recta final de la Navidad y alerta de que puede haber retrasos, lo que el Gobierno central asume como una amenaza velada de nuevas "huelgas encubiertas" que entorpezcan el funcionamiento de Barajas. AENA interpreta como huelga encubierta el hecho de que los controladores aéreos se nieguen a hacer horas extra para suplir compañeros que faltan a su puesto en el último momento por causas no siempre claras, según relató Blanco el lunes.

El sindicato del gremio se ha revuelto contra las acusaciones y recalca que AENA necesita suplentes "porque no planifica bien" y "la gente ni quiere hacer horas extra porque las avisan de forma repentina" y en medio de un clima de críticas desde Fomento. El motivo del conflicto es que AENA y los controladores negocian un nuevo convenio colectivo en el que el gestor quiere recortar un 25% los salarios del sector, que tilda de "privilegiados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 2009