Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP defiende la independencia de la auditora sobre las cajas

KPMG, la empresa auditora que va a garantizar -o no-, la solvencia de una fusión entre las cajas gallegas es, para el portavoz económico del PP, Pedro Puy, "como el pianista de los westerns: no tiene nada que ver con las peleas políticas". Con este ejemplo quiso despejar ayer las dudas que han surgido a raíz de la filtración de las conclusiones preliminares del informe, que avalarían la tesis de la Xunta sobre la viabilidad de un proyecto de caja única en Galicia.

En una entrevista a la Cadena SER, Puy subrayó que la empresa es una de las que trabaja con el Banco de España (BE) para insistir en su autonomía sobre el poder político. Su partido arremetió ayer en un comunicado contra las declaraciones del ministro de Fomento, José Blanco, que el sábado recomendó a la Xunta que acepte el criterio del BE, (contrario a fusionar cajas de una misma comunidad).

Al PP no le vale el argumento de Blanco, toda vez que el supervisor está apoyando con dinero del Fondo de Reorganización Ordenada Bancaria (FROB), los procesos de integración de entidades en Andalucía y Cataluña. Para los populares, las manifestaciones de Blanco son la mejor prueba de que en Madrid no se ve con buenos ojos la operación que quiere Alberto Núñez Feijóo.

"La actuación errática y la falta de modelo para las cajas de Manuel Vázquez deja claro que el secretario general del PSOE en Galicia no es quien lleva los pantalones en su organización", señaló el PP en su nota.

Intervencionismo

En cuanto a la reforma de la Lei de Caixas, que mañana se aprobará con toda probabilidad en el Parlamento con los votos en contra del PSdeG, Puy defendió que no es intervencionista, pese a que da poder a la Xunta de vetar las inversiones en obra social que superen el medio millón de euros. "No se trata de una cuestión de intervencionismo, sino de mejorar la capacidad de supervisión de la Xunta", declaró.

El portavoz económico del PP y ponente en la comisión que decidió el texto definitivo, defendió que la reforma, que limitará la edad de los consejeros a 70 años, cuenta con "una amplia base de consenso". "PP y Bloque defendemos desde el primer día una línea coherente. Lo importante que son las cajas para Galicia, y ahora hay un grupo que se desmarca sin dar explicaciones convincentes", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de diciembre de 2009